Friday, March 29, 2024

Recordando el legado del líder campesino César Chávez


Por Armando García
Editor y Fundador de Nuestra América Magazine

El 31 de marzo de este año se cumplen 97 años del natalicio del líder campesino chicano, César Chávez quien luchó por la defensa de los derechos civiles, laborales, tanto de los inmigrantes mexicanos, como de los estadounidenses de descendencia mexicana. César falleció en abril de 1993 a la edad de 66 años. Su legado y su causa siguen vivos en todos aquellos que luchan por la justicia social en Estados Unidos.

Todos los pueblos han tenido un líder el cual ha luchado para que la justicia llegue a los más necesitados, a los parias, a los desamparados, a los que con su sudor y su trabajo edifican la riqueza de las sociedades en las que le tocó vivir. Es este caso, Chávez luchó por los más humildes, discriminados, humillados y explotados en EE. UU.

Algunos de esos caudillos, pocos lograron su objetivo, otros fueron cegados al principio o a la mitad del camino y muchos con ahínco levantaron la bandera de su lucha y han seguido adelante.


FOTO PINTEREST

El dramaturgo alemán Bertolt Brecht dijo que “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son imprescindibles”. César es uno de esos hombres imprescindibles.

La historia de César Chávez sigue siendo narrada en muchos rincones del país, y en otras ha intentado borrarla de los libros de la historia. Sin embargo, manifestaciones se realizan en estas fechas por todo el país honrando su nombre y levantando la bandera de lucha por conseguir una reforma migratoria y por ende un fin a la xenofobia que ataca a las minorías en esta nación. César, consiguió lo que muchos fallaron por mucho tiempo, formar un sindicato campesino, una unión, un movimiento que sentó el ejemplo del estilo de lucha necesario en este país para conseguir conquistas laborales, dignas de un ser humano.

Para los que tuvimos la fortuna de trabajar cercanamente con él, en mi caso como editor administrativo y encargado de la prensa de su sindicato, César nos mostró el camino sin violencia de la lucha por la justicia social. Algo difícil de concebir por muchos llamados revolucionarios que su meta es derrocar por la vía armada a los gobiernos, la oligarquía, la burguesía en el poder. César logró, sin violencia, que las grandes empresas agrícolas se doblegaran ante la presión del boicoteo a los productos agrícolas, un arma económica, infalible, que afectó directamente a la riqueza de los poderosos, los intocables, de los influyentes en todos los aspectos de nuestra sociedad.

César logró abrir los ojos a una sociedad que el alimento que uno se lleva todos los días a la boca fue cosechado por alguien que no tiene suficiente para comer y menos para sostener a su familia. La sociedad estadounidense supo de la miseria, la desesperación, la angustia del campesinado a través del boicoteo, a través de los ayunos y sacrificios personales que César realizó en su vida para levantar conciencia de la situación precaria del campesinado. Los estadounidenses por muchos años vieron como miles de campesinos llegaban a las grandes ciudades a pedirles a los consumidores que no compraran uvas o lechuga, porque estaban manchadas de explotación, marginación y humillación.

César dijo que el sufrimiento del campesino no tiene precio, pero logró que los agricultores cedieran en compensar ese sufrimiento al mejorar las condiciones de trabajo, los salarios, los beneficios y prestaciones sociales. El movimiento campesino, que él empezó, sembró la semilla de los logros actuales de los mexicanos, latinos, hispanos en todos los ámbitos de la sociedad estadounidense.

Sin sus enseñanzas y su ejemplo, hubiera sido casi imposible que la población inmigrante, los estadounidenses de origen hispano, tomaran conciencia del momento que les tocó vivir y supieran cuál camino tomar para ser reconocidos en una sociedad hostil y discriminatoria hacia la raza de bronce. Cesar dijo en 1984 que muchos chicanos, latinos, hispanos, en puestos prominentes en la sociedad, de una alguna manera u otra estaban conectados a la lucha campesina que el inició. Ya sea no hayan comprado uvas o lechugas boicoteadas o sancionadas, o hubieran participado en una manifestación o línea de protestas en tiendas o supermercados.

César ya no está físicamente con nosotros. La consigna de ¡Sí se Puede! que se escuchó desde los surcos del campo hasta las ciudades, ahora se escucha en todo el mundo y hasta el Presidente Obama la utilizó ampliamente en su primera campaña electoral. Su lucha no debe olvidarse, debe ser conocida en todos los rincones del país y además la lucha debe seguir, ya que los campesino que César organizó, la mayoría ya no están con nosotros. Nuevas generaciones de mano de obra joven llegan a los campos, a las fábricas, a las ciudades, provenientes de América Latina y de otras partes del mundo. Algunos recogerán las conquistas de César, otros serán explotados y humillados por sus patrones y discriminados por la sociedad que siempre lo ha mirado con malos ojos.

Pero las enseñanzas de qué se debe hacer, y cómo se puede ganar, ya están escritas, simplemente hay que ponerlas a la práctica. Ya no hay que reinventar la rueda de la historia, simplemente hay que tomar el timón y seguir adelante sin dar marcha atrás.

Las luchas por la reforma migratoria, por reformas laborales, se pueden ganar sin violencia. Sigamos el ejemplo de César Chávez y de todos aquellos que siguen su legado.

 

 Armando García es el Editor y Fundador de Nuestra América Magazine. Trabajó muy cercanamente con César Chávez como editor administrativo de las publicaciones sindicales, cofundador de Radio Campesina en el Valle de San Joaquín en California y director del boicoteo a la uva en el Noroeste de EE.UU. y Canadá.






 Armando García y César Chávez

Diciembre, 1982

MÉXICO ENTRE ABRAZOS Y BALAZOS SE SUMA AL ÉXODO LATINOAMERICANO

Photo 268305824 © David Peinado | Dreamstime.com (Cruzando la frontera) 


Por Carlos Arango
 


 En los últimos días personas que vivían tranquilos en la provincia mexicana, han decidido ser parte del éxodo hacia la pesadilla americana, la razón es que en México el gobierno ha dejado de gobernar desde la declaración de la guerra contra las drogas de Felipe Calderón, que fue una gran farsa para cubrir su derrota electoral del 2006. López Obrador posiblemente gano la elección presidencial, La guerra contra las drogas fue firmada como una orden ejecutiva por el Presidente Nixon creo la DEA para iniciar esa guerra y que Calderón como fiel servidor de la DEA se consagro a una guerra que le convenía a Estaos Unidos en tanto en México ocurrieron 50 mil crímenes relacionados con las drogas. López Obrador siendo Presidente creo un eufemismo de su política de abrazos y no balazos, que más pareciera que los abrazos son para los malos como los llama la gente en México en estos días. El propio Presidente Obrador ha aceptado que el número de homicidios es mayor que el de sus antecesores. El país se está desangrando en Zacatecas, Guanajuato. Chiapas-al borde de la guerra civil-, más el incremento de los feminicidios, 58 periodistas asesinados, defensores de derechos humanos y ambientalistas, asesinatos de indígenas y hasta varios políticos. Lo más emblemático de la negligencia es el asesinato de 39 inmigrantes en un centro de detención en Ciudad Juárez La gente de más escasos recursos no encuentra la paz en su pueblos, cansos de pago de piso por tener un negocio familiar o el secuestros de jóvenes para pedir rescate por su libertad o convertirlos en soldados de los grupos criminales. Así que la gente vende sus cosas y muchos piden ayuda a sus familiares viviendo en otro país, dinero que utilizan para pagar a los coyotes para que los crucen la frontera y `por su cuenta tienen que caminar por zonas desierto para encontrar a la patrulla fronteriza para pedir asilo político. Cuestión que resulta incierta, aunque como van las cosas en Estados Unido donde la población envejece, y muy pocos quieren trabajar el campo, esos refugiados especialmente los mexicanos pudrían fortalecer como siempre la economía estadounidense trabajando precisamente en la agricultura. Este es el panorama que le tocaría al gobierno desarrollaste de Claudia Sheinbaum, que tendría que alejase del discurso religioso, poner en orden a los militares y combatir el rimen organizado, no es una tarea fácil especialmente cuando se habla de dinero de los carteles en las campanas, cuestión a investigar por el INE. No es el caso de los venezolanos que salieron del país como parte de un diseño planeado desde este país para desestabilizar a Venezuela que enfrenta un fracaso del chavismo, con sus política , que no tienen nada que ver con el socialismo. Aunque Venezuela tiene derecho a su autodeterminación Hace unos días una caravana salió de Chiapas con el grito a la Frontera y llegara al paso Texas, esta caravana tiene otro perfil dicen no somos criminales somos trabajadores internacionales, concepto similar al que paralizo Chicago en el 2006 no somos criminales somos trabajadores. Todo esto sucede mientras el gobernador de Texas Greg Abbot está en suspenso sobre el futuro de la ley SB4 que criminaliza a los inmigrantes y crea un efecto económico negativo a las relaciones económicas de Estado Unidos y México, siendo Estados Unidos el principal socio comercial de México. Incluso el gobierno de México se convirtió en un amicus curiae n el caso del gobierno federal de Estados Unidos contra la inconstitucionalidad de la ley SB4 que fue aproada por los legisladores texanos y firmada por Greg Abbot .El estado de Texas bajo la ley SB4 se autoproclama como un ICE local lo que corresponde al gobierno federal. Bajo las condiciones actuales las personas deportadas a México al cruzar el puente de regreso son interceptados por los coyotes y secuestrados para cobrar más dinero, sin permitirles regresar a sus hogares. Mientras por otro lado el gobierno de AMLO negocio la repatriación de los venezolanos varados en México que están estacionados en Tijuana alrededor de 5000 que según Alicia Bárcena canciller en el gobierno de México pagara 110 dólares mensuales y que podrán trabajar en ambos países, el gobierno de Maduro no ha hecho ningún pronunciamiento, esta acción anunciada por Bárcenas es un acto desesperado ante la presión de Biden al gobierno de López Obrador en las negociaciones que ambos países han realizado en los últimos meses , exigir a Mexico que detenga la afluencia de refugiados y emigrantes hacia Estados Unidos, creo que más claro no puede ser, solos los ciegos se tragan el respeto de Estados Unidos a México que el López Obrador ha declarado a medios internacionales. Entre tanto México es un polvorín de miedo y terror del crimen organizado y en muchos casos la coludidos con la guardia nacional que es un cuerpo represivo contra los magantes y endeble contra el crimen organizados.

ESTRENO DE BODAS DE SANGRE