jueves, 22 de enero de 2009

Over Twelve-Hundred Pro-Immigrant Groups Sign Letter to New Administration

President Obama, Secretary Napolitano: Welcome to D.C.

Here Are Some Things We Think You Should Do…

Washington, DC – Over 1,200 advocacy groups delivered a letter to the Obama Administration outlining priorities for immigration reform from the pro-immigrant, pro-immigration perspective. The letter stressed the urgency with which the new Administration should approach immigration reform legislatively and administratively, noting that efforts to address the many ills facing our immigration system have become the victim of gridlock in Washington for too long.

“Over the last eight years, immigrants and their families, employers and workers alike, have suffered from our nation’s inability to find common ground on the issue of immigration reform,” states the letter, which was signed by groups in 39 states plus Puerto Rico and the District of Columbia.

Noting the President’s background and the new era his presidency signals, the letter says, “As the son of a Kenyan national and a woman from Kansas, you validate the American dream and we believe that your victory represents a triumph for tolerance and hope.”

Ali Noorani, Executive Director of the National Immigration Forum, the non-partisan advocacy group that helped coordinate the collection of signatures from groups nationwide, said he hopes the Administration acts swiftly to address the most egregious problems with the enforcement practices and last minute regulatory changes of the previous Administration, but noted there is only so much President Obama and his team can do on their own.

“While President Obama can address some matters administratively, ultimately the President must propose and the Congress must enact meaningful, broad immigration reform to bring order to the current chaos,” Noorani said. “Reform that is fair, respects the rights of immigrants and non-immigrants, strengthens our economy, reduces the black market, and gets immigrants and employers playing by one set of enforceable rules should be the goal. We know what needs to be done, now we have to summon the political will and focus the President’s political muscle on making it happen.”

“The urgency for reform cannot be overstated,” the letter says. “Unless and until we recalibrate our policies, all Americans’ rights will be at risk, our communities will be divided and the power of our nation’s fundamental principle of E Pluribus Unum compromised.”

The letter, delivered late last week to the President’s transition team, is part of a broad effort to bring together immigrants, advocacy and civil rights organizations, faith leaders, employers and trade associations, and labor unions in an effort to enact immigration reform as quickly as possible.

“In the 2008 elections, immigrant voters and their families turned out across the nation in unprecedented numbers. They were inspired by your message, including your commitment to a comprehensive reform of our nation’s immigration system. The reform challenge is formidable, but so is our resolve,” the letter states.

Fraudulent Vows: Inside the Green Card Marriage Phenomenon

WASHINGTON- Each year, tens of thousands of United States citizens and Legal Permanent Residents (LPR), at both home and abroad, meet and marry foreign nationals. Spouses of American citizens have priority over most other immigration categories, making marriage the quickest way to receive a green card. As the new Obama administration prepares to take office, the long dormant debate over levels of legal immigration is sure to resurface, but that debate is unlikely to include discussion of fraud amongst the most common path to American residency. The prevalence of such fraud contributes to illegal immigration, poses potential national security vulnerability, and clogs the system for legitimate applicants.

The Center for Immigration Studies, a non-profit research organization, has released a new Backgrounder detailing the ways the marriage-based green card categories are exploited and offers recommendations to protect the system from fraud. “Hello, I Love You, Won’t You Tell Me Your Name: Inside the Green Card Marriage Phenomenon,” was written by David Seminara, a former Consular Officer with the U.S. State Department who has adjudicated thousands of marriage-based green card applications in several countries. The Backgrounder is available for free online at http://cis.org/marriagefraud

Among the findings:

# Marriage to an American citizen remains the most common path to U.S. residency and/or citizenship for foreign nationals, with more than 2.3 million foreign nationals gaining LPR status in this manner between 1998 and 2007.

# Marriage fraud for the purpose of immigration receives very little notice or debate in the public arena and the State Department and Department of Homeland Security have nowhere near the resources needed to combat the problem. Attention to fraud is not just for the integrity of the legal immigration system, but also for security reasons. If small-time con artists and Third-World gold-diggers can obtain green cards with so little resistance, then surely terrorists can do (and have done) the same.

# Marriage to an American is the clearest pathway to citizenship for an illegal alien. A substantial number of illegal aliens ordered removed (many of whom have criminal records) later resurface as marriage-based green card applicants. Waivers granted to those marrying U.S. citizens can eliminate ineligibilities for green cards, including the 3/10-year bar on entry for those with long periods of illegal presence.

# The decision-making authority for green card applications lies with the Customs and Immigration Service officials who rely almost exclusively on documents, records, and photographs, with little opportunity for interviews or investigations. Consular officers reviewing cases overseas conduct live interviews and can initiate local investigations, but may only approve petitions, not deny them.

Congreso actúa para aliviar la maltrecha economía

Washington - El Congreso procedió para prevenir que la economía estadounidense vaya a peor al iniciar un debate en relación con un enorme plan de estímulo económico y votar para hacer que el resto de los fondos de rescate financiero se pongan a disposición del nuevo presidente Barack Obama.

Los líderes demócratas en la Cámara de Representantes revelaron el 15 de enero un proyecto de ley de recuperación económica por valor de 825.000 millones de dólares dirigido a detener la caída de la economía estadounidense y las pérdidas de empleos. El Senado trabaja en su propia versión de la medida.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, presentó la propuesta de estímulo como primer paso en el proceso legislativo, que es probable que implique una intensa discusión entre los demócratas y republicanos en el Congreso y entre la Cámara de Representantes y el Senado respecto a los detalles y el costo de la medida. Los observadores del Congreso creen que el costo del paquete probablemente aumente antes de que haya una versión final lista para votarse.

Para que se convierta en ley, la propuesta debe ser aprobada por ambas cámaras y sancionada con la firma del presidente.

Los demócratas en el Congreso, que son mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado, esperan que la ley de estímulo sea aprobada para mediados de febrero.

El grueso del dinero, alrededor de 550.000 millones de dólares, serviría parar apoyar la infraestructura, energía renovable, cuidado de la salud y proyectos de educación, así como a una red de seguridad social. El resto del dinero podría cubrir recortes tributarios que ofrecerían alivio a empresas y contribuyentes de clase media.

"Hemos dispuesto más dinero para inversiones porque creemos que es como se crean más empleos", dijo Pelosi.

La mayoría de los economistas concuerdan en que los fondos de estímulo deben utilizarse rápida y eficientemente para tener un efecto significativo en la economía.

Los líderes demócratas esperan que el dinero se gaste en su mayor parte durante los próximos dos años.

Obama, que ha hecho presión para que haya un gasto público considerable para ayudar a la recuperación económica elogió el paquete cuando dijo que es "un anticipo significativo para nuestros desafíos más urgentes".

Aunque las provisiones principales son similares a lo que solicitó, no se le ha concedido todo. Por ejemplo su idea de que los recortes tributarios estuvieran vinculados con la creación o retención de empleo por las empresas no está en la propuesta de ley. Esta y otras de las ideas de Obama para recortar impuestos recibieron el apoyo de los republicanos en el Congreso, que expresaron desilusión respecto al contenido y el alto costo de la medida demócrata.

El líder de la minoría en la Cámara de Representantes John Boehner criticó la falta de bipartidismo en la formación de la propuesta, y dijo que "parece basarse en la fallida noción de que podemos simplemente tomar dinero prestado y gastarlo hasta que seamos prósperos otra vez". Los republicanos de la Cámara de Representantes trabajan en su propia versión de un plan de recuperación.

LOS MERCADOS DE CAPITAL SIGUEN PREOCUPADOS

En una medida por separado, el mismo día, el Senado votó a favor de autorizar la segunda parte de los 700.000 millones de dólares del fondo de rescate financiero aprobado por el Congreso en octubre de 2008. Puesto que los 350.000 millones de dólares que quedaban habrían podido ser bloqueados sólo si ambas cámaras lo hubieran rechazado, el voto del Senado, en la práctica, hace que el dinero esté a disposición de Obama desde el momento de tomar posesión del cargo el 20 de enero.

Muchos economistas creen que el nuevo presidente necesitará el dinero del rescate rápidamente para estabilizar aun más el maltrecho sector financiero. En días recientes, el banco central y el gobierno de Estados Unidos rescataron a dos gigantes financieros, Citigroup y Bank of America, con efectivo y garantías a activos problemáticos.

El voto del Senado es una pronta victoria para Obama, que intentó obtener los fondos y personalmente cortejó a sus antiguos colegas del Senado de ambos partidos. Muchos de ellos están frustrados con la forma en que la administración Bush utilizó los primeros 350.000 millones, que se pusieron a disposición por medio del Programa de Alivio de Activos Problemáticos.

miércoles, 21 de enero de 2009

"New era of openness in our country": President Obama

By Meredith Fuchs/Tom Blanton

Washington, D.C., - On his first full day in office, President Barack Obama signed an executive order and two presidential memoranda heralding what he called a "new era of openness." Announcing a Presidential Memorandum on the Freedom of Information Act to reestablish a presumption of disclosure for information requested under FOIA, President Obama said that "every agency and department should know that this administration stands on the side not of those who seek to withhold information, but those who seek to make it known."

The FOIA Memorandum articulates a presumption of disclosure for government records and a hostility to the use of secrecy laws to cover up embarrassing information. It directs the Attorney General to issue new guidelines governing FOIA and the Director of the Office of Management and Budget to improve information dissemination to the public.

President Obama also issued an executive order reversing changes made by President George W. Bush to the Presidential Records Act (PRA), stating he would hold himself and his own records "to a new standard of openness." The PRA order permits only the incumbent president (and not former presidents' heirs or designees or former vice presidents) to assert constitutional privileges to withhold information, and would provide for review by the Attorney General and the White House Counsel before a president could claim privilege over his or her records.

Finally, President Obama also issued a Presidential Memorandum on Transparency and Open Government which recognizes that "[o]penness will strengthen our democracy and promote efficiency and effectiveness in Government." It directs the Director of the Office of Management and Budget, the Chief Technology Officer, and the Administrator of the General Services Administration to develop an Open Government Directive within 120 days to implement the memo.

"This is the earliest and most emphatic call for open government from any president in history," said Archive director Tom Blanton. "President Obama has reversed two of the most dramatic secrecy moves of the Bush initiatives, one that told agencies to withhold whatever they could under FOIA and the other that gave presidential heirs and vice presidents the power to withhold presidential records indefinitely."

In November 2008, the National Security Archive and a coalition of more than 60 organizations called on President Obama to reverse the secrecy trend and issues new directives on openness on Day One of his presidency. Today, President Obama heeded that call and took decisive action to ensure that openness, transparency, and accountability would be the rules and not the exceptions for his administration.

"President Obama is doing what he said he would do from the campaign trail. He is trying to transform how the public will learn about government decisions and actions" said Meredith Fuchs, the Archive's General Counsel. "I hope his decisive leadership on these issues pushes the bureaucracy to make these principles a reality -- to give us an accountable, democratic, national government."

Discurso de toma de posesión de Obama



Compatriotas:

Me encuentro hoy aquí con humildad ante la tarea que enfrentamos, agradecido por la confianza que me ha sido otorgada, consciente de los sacrificios de nuestros antepasados. Agradezco al presidente Bush su servicio a nuestra nación, así como la generosidad y cooperación que ha demostrado a lo largo de esta transición.

Ya son cuarenta y cuatro los norteamericanos que han hecho el juramento presidencial. Estas palabras han sido pronunciadas durante mareas de prosperidad y aguas tranquilas de la paz. Y, sin embargo, a veces el juramento se hace en medio de nubarrones y furiosas tormentas. En estos momentos, Estados Unidos se ha mantenido no sólo por la pericia o visión de los altos cargos, sino porque nosotros, el pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de nuestros antecesores y a nuestros documentos fundacionales.

Así ha sido. Y así debe ser con esta generación de norteamericanos.

Que estamos en medio de una crisis es algo muy asumido. Nuestra nación está en guerra frente a una red de gran alcance de violencia y odio. Nuestra economía está gravemente debilitada, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por el fracaso colectivo a la hora de elegir opciones difíciles y de preparar a la nación para una nueva era.

Se han perdido casas y empleos y se han cerrado empresas. Nuestro sistema de salud es caro; nuestras escuelas han fallado a demasiados; y cada día aporta nuevas pruebas de que la manera en que utilizamos la energía refuerza a nuestros adversarios y amenazan a nuestro planeta.

Estos son los indicadores de una crisis, según los datos y las estadísticas. Menos tangible pero no menos profunda es la pérdida de confianza en nuestro país - un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y de que la próxima generación debe reducir sus expectativas.

Hoy les digo que los desafíos a los que nos enfrentamos son reales. Son graves y son muchos. No los enfrentaremos fácilmente o en un corto periodo de tiempo. Pero Estados Unidos debe saber que les haremos frente.

Hoy nos reunimos porque hemos elegido la esperanza sobre el temor, la unidad de propósitos sobre el conflicto y la discordia. Hoy hemos venido a proclamar el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los dogmas caducos que durante demasiado tiempo han estrangulado a nuestra política.

Seguimos siendo una nación joven, pero, según las palabras de las Escrituras, ha llegado el momento de dejar de lado los infantilismos. Ha llegado el momento de reafirmar nuestro espíritu de firmeza: de elegir nuestra mejor historia; de llevar hacia adelante ese valioso don, esa noble idea que ha pasado de generación en generación: la promesa divina de que todos son iguales, todos son libres y todos merecen la oportunidad de alcanzar la felicidad plena.

Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, somos conscientes de que la grandeza nunca es un regalo. Debe ganarse. Nuestro camino nunca ha sido de atajos o de conformarse con menos. No ha sido un camino para los pusilánimes, para los que prefieren el ocio al trabajo o buscan sólo los placeres de la riqueza y la fama. Más bien, han sido los que han asumido riesgos, los que actúan, los que hacen cosas -algunos de ellos reconocidos, pero más a menudo hombres y mujeres desconocidos en su labor, los que nos han llevado hacia adelante por el largo, escarpado camino hacia la prosperidad y la libertad.

Por nosotros se llevaron sus pocas posesiones materiales y viajaron a través de los océanos en busca de una nueva vida.

Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y se establecieron en el oeste; soportaron el látigo y araron la dura tierra.

Por nosotros lucharon y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn.

Una y otra vez estos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener llagas en las manos para que pudiéramos tener una vida mejor. Veían a Estados Unidos más grande que la suma de nuestras ambiciones individuales, más grande que todas las diferencias de origen, riqueza o facción.

Este es el viaje que continuamos hoy. Seguimos siendo la nación más próspera y poderosa de la Tierra. Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando empezó esta crisis. Nuestras mentes no son menos inventivas, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana pasada, el mes pasado o el año pasado. Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el tiempo del inmovilismo, de la protección de intereses limitados y de aplazar las decisiones desagradables, ese tiempo seguramente ha pasado. A partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y volver a empezar la tarea de rehacer Estados Unidos.

Porque allí donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía requiere una acción audaz y rápida y actuaremos no sólo para crear nuevos empleos sino para levantar nuevos cimientos para el crecimiento. Construiremos carreteras y puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que alimentan nuestro comercio y nos mantienen unidos. Pondremos a la ciencia en el lugar donde se merece y aprovecharemos las maravillas de la tecnología para aumentar la calidad de la sanidad y reducir su coste. Utilizaremos el sol, el viento y la tierra para alimentar a nuestros automóviles y hacer funcionar nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y universidades para hacer frente a las necesidades de una nueva era.

Todo esto podemos hacerlo. Y todo esto lo haremos.

Algunos cuestionan la amplitud de nuestras ambiciones y sugieren que nuestro sistema no puede tolerar demasiados grandes planes. Sus memorias son cortas. Porque han olvidado lo que este país ya ha hecho; lo que hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une al interés común y la necesidad a la valentía.

Lo que no entienden los cínicos es que el terreno que pisan ha cambiado y que los argumentos políticos estériles que nos han consumido durante demasiado tiempo ya no sirven.

La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno es demasiado grande o pequeño, sino si funciona -ya sea para ayudar a las familias a encontrar trabajos con un sueldo decente, cuidados que pueden pagar y una jubilación digna. Allí donde la respuesta es sí, seguiremos avanzando y allí donde la respuesta es no, pondremos fin a los programas. Y a los que manejamos el dinero público se nos pedirán cuentas para gastar con sabiduría, cambiar los malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día, porque sólo entonces podremos restablecer la confianza vital entre un pueblo y su gobierno.

La cuestión para nosotros tampoco es si el mercado es una fuerza del bien o del mal. Su poder para generar riqueza y expandir la libertad no tiene rival, pero esta crisis nos ha recordado a todos que sin vigilancia, el mercado puede descontrolarse y que una nación no puede prosperar durante mucho tiempo si favorece sólo a los ricos. El éxito de nuestra economía siempre ha dependido no sólo del tamaño de nuestro Producto Nacional Bruto, sino del alcance de nuestra prosperidad, de nuestra habilidad de ofrecer oportunidades a todos los que lo deseen, no por caridad sino porque es la vía más segura hacia el bien común.

En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falsa la elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Nuestros padres fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, redactaron una carta para garantizar el imperio de la ley y los derechos humanos, una carta que se ha expandido con la sangre de generaciones. Esos ideales aún alumbran el mundo y no renunciaremos a ellos por conveniencia. Y a los otros pueblos y gobiernos que nos observan hoy, desde las grandes capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre: sabed que América es la amiga de cada nación y cada hombre, mujer y niño que persigue un futuro de paz y dignidad y de que estamos listos a asumir el liderazgo una vez más.

Recuerden que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y al comunismo no sólo con misiles y tanques, sino con sólidas alianzas y firmes convicciones. Comprendieron que nuestro poder solo no puede protegernos ni nos da derecho a hacer lo que nos place. Sabían por contra que nuestro poder crece a través de su uso prudente, de que la seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y las cualidades de la templanza, la humildad y la contención.

Somos los guardianes de este patrimonio. Guiados de nuevo por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen aún mayor esfuerzo - incluso mayor cooperación y entendimiento entre las naciones. Comenzaremos a dejar Irak, de manera responsable, a su pueblo, y forjar una paz ganada con dificultad en Afganistán.

Con viejos amigos y antiguos contrincantes, trabajaremos sin descanso para reducir la amenaza nuclear y hacer retroceder el fantasma de un planeta que se calienta. No vamos a pedir perdón por nuestro estilo de vida, ni vamos a vacilar en su defensa, y para aquellos que pretenden lograr su fines mediante el fomento del terror y de las matanzas de inocentes, les decimos desde ahora que nuestro espíritu es más fuerte y no se lo puede romper; no pueden perdurar más que nosotros, y venceremos.

Porque sabemos que nuestra herencia multiétnica es una fortaleza, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos y e hindúes - y de no creyentes. Estamos formados por todas las lenguas y culturas, procedentes de cada rincón de esta Tierra; debido a que hemos probado el mal trago de la guerra civil y la segregación, y resurgido más fuertes y más unidos de ese negro capítulo, no podemos evitar creer que los viejos odios se desvanecerán algún día, que las líneas divisorias entre tribus pronto se disolverán; que mientras el mundo se empequeñece, nuestra humanidad común se revelará; y América tiene que desempeñar su papel en el alumbramiento de una nueva era de paz.

Al mundo musulmán, buscamos un nuevo camino adelante, basado en el interés mutuo y el respeto mutuo. A aquellos líderes en distintas partes del mundo que pretenden sembrar el conflicto, o culpar a Occidente de los males de sus sociedades - sepan que sus pueblos les juzgarán por lo que pueden construir, no por lo que destruyan.

A aquellos que se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y la represión de la disidencia, tienen que saber que están en el lado equivocado de la Historia; pero les tenderemos la mano si están dispuestos a abrir el puño.

A los pueblos de las naciones más pobres, nos comprometemos a colaborar con ustedes para que sus granjas florezcan y dejar que fluyan aguas limpias; dar de comer a los cuerpos desnutridos y alimentar las mentes hambrientas. Y a aquellas naciones que, como la nuestra, gozan de relativa abundancia, les decimos que no nos podemos permitir más la indiferencia ante el sufrimiento fuera de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos del mundo sin tomar en cuenta las consecuencias.

Porque el mundo ha cambiado, y nosotros tenemos que cambiar con él.

Al contemplar la ruta que se despliega ante nosotros, recordamos con humilde agradecimiento aquellos estadounidenses valientes quienes, en este mismo momento, patrullan desiertos lejanos y montañas distantes. Tienen algo que decirnos, al igual que los héroes caídos que yacen en (el cementerio nacional de) Arlington susurran desde los tiempos lejanos. Les rendimos homenaje no sólo porque son los guardianes de nuestra libertad, sino también porque encarnan el espíritu de servicio; la voluntad de encontrar sentido en algo más grande que ellos mismos. Sin embargo, en este momento -un momento que definirá una generación- es precisamente este espíritu el que tiene que instalarse en todos nosotros.

Por mucho que el gobierno pueda y deba hacer, en última instancia esta nación depende de la fe y la decisión del pueblo estadounidense. Es la bondad de acoger a un extraño cuando se rompen los diques, la abnegación de los trabajadores que prefieren recortar sus horarios antes que ver a un amigo perder su puesto de trabajo, lo que nos hace superar nuestros momentos más oscuros. Es la valentía del bombero al subir una escalera llena de humo, pero también la voluntad del progenitor de cuidar a un niño, lo que al final decide nuestra suerte.

Nuestros desafíos podrían ser nuevos. Las herramientas con que los hacemos frente podrían ser nuevas. Pero esos valores sobre los que depende nuestro éxito - el trabajo duro y la honestidad, la valentía y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo - esas cosas son viejas. Esas cosas son verdaderas. Han sido la fuerza silenciosa detrás de nuestro progreso durante toda nuestra historia. Lo que se exige, por tanto, es el regreso a esas verdades. Lo que se nos pide ahora es una nueva era de responsabilidad - un reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos deberes para con nosotros, nuestra nación, y el mundo, deberes que no admitimos a regañadientes, sino que acogemos con alegría, firmes en el conocimiento de que no hay nada tan gratificante para el espíritu, tan representativo de nuestro carácter que entregarlo todo en una tarea difícil.

Este es el precio y la promesa de la ciudadanía.

Esta es la fuente de nuestra confianza - el saber que Dios nos llama a dar forma a un destino incierto.

Este es el significado de nuestra libertad y de nuestro credo - por lo que hombres y mujeres y niños de todas las razas y de todas las fes pueden unirse en una celebración a lo largo y ancho de esta magnífica explanada, por lo que un hombre cuyo padre, hace menos de 60 años, no habría sido servido en un restaurante ahora está ante vosotros para prestar el juramento más sagrado. Así que, señalemos este día haciendo memoria de quiénes somos y de lo largo que ha sido el camino recorrido. En el año del nacimiento de América, en uno de los más fríos meses, una reducida banda de patriotas se juntaba ante las menguantes fogatas en las orillas de un río helado. La capital se había abandonado. El enemigo avanzaba. La nieve estaba manchada de sangre. En un momento en que el desenlace de nuestra revolución estaba más en duda, el padre de nuestra nación mandó que se leyeran al pueblo estas palabras:

"Que se cuente al mundo del futuro que en las profundidades del invierno, cuando nada salvo la esperanza y la virtud podían sobrevivir... la urbe y el país, alarmados ante un peligro común, salieron a su paso."

América. Ante nuestros peligros comunes, en este invierno de nuestras privaciones, recordemos esas palabras eternas. Con esperanza y virtud, sorteemos nuevamente las corrientes heladas, y aguantemos las tormentas que nos caigan encima. Que los hijos de nuestros hijos digan que cuando fuimos puestos a prueba nos negamos que permitir que este viaje terminase, no dimos la vuelta para retroceder, y con la vista puesta en el horizonte y la gracia de Dios encima de nosotros, llevamos aquel gran regalo de la libertad y lo entregamos a salvo a las generaciones venideras.

Gracias, que Dios os bendiga, que Dios bendiga a América.

martes, 20 de enero de 2009

COMENTARIO: Despertamos del sueño del MLK


Por Armando García

Hace cuatro décadas el reverendo Martin Luther King Jr., pronunció en la capital de la nación su famoso discurso conocido como “Tengo un sueño”, donde dijo que hasta que el negro en Estados Unidos fuera libre, todos los estadounidenses serían libres.

La elección de Barack Obama, el primer presidente proveniente de una de las minorías más oprimidas que haya existido en el país, prácticamente destapa la liberación no sólo de los afro americanos, sino a todos los habitantes de la nación.

Libera a los latinos, a los asiáticos, a los indígenas; a todo aquel que llegó como inmigrante buscando el sueño americano. Obama al decir que se puede curar a esta nación, sus palabras van más allá de una cura económica, sino de forma racial, social, de que nosotros mismos nos veamos como humanos con respeto y caminemos juntos para sacar el país adelante, para que todos podamos ya no seguir soñando sino disfrutar de nuestras conquistas y aspiraciones de la vida, pero juntos y no divididos por el color de nuestra piel o el acento que tengamos al hablar.

Hay que recordar que hubo un tiempo que la Constitución de Estados Unidos veía a las personas negras de forma inhumana y tampoco tenían el derecho al voto o entrar a restaurantes o sentarse libremente en los camiones.

El triunfo de Obama es el reflejo de que el pueblo estadounidense, incluso los blancos-sajones pobres y de clase trabajadora, necesitaba ya ver un cambio, el voto popular en noviembre sirvió para enviar un mensaje claro a la clase dominante, sajona, capitalista e imperialista que el país ya no puede seguir por el mismo curso que ha llevado por los últimos 50 años.

Obama es hijo de un inmigrante. Supo hablarle al pueblo, supo salirse de la demagogia y de la retórica de los candidatos tradicionales, hijos de ricos, de apellidos importantes, poderosos e influyentes.

Obama mismo dijo que el camino no se puede realizar solo ni que los problemas del país serán resueltos muy pronto. Pero que el momento ya llegó y no hay retroceso alguno al cambio que llegó a Estados Unidos. Todo es posible en este país. Pero no todo es color de rosa y a sabor de miel. El racismo todavía existe y hay que luchar contra los rezagos de los fantasmas del pasado que siguen activos en algunas regiones de la nación.

Con Obama en el poder, hay la esperanza que en el Siglo XXI el camino a la tolerancia racial sea completamente pavimentado.

Obama es el resultado del trabajo de muchos como Martin Luther King Jr., César Chávez, Malcom X y muchos otros luchadores que sembraron la semilla la cual fue cuidada, atendida debidamente para que al medio día del 20 de enero del 2009 el mundo entero pudiera ver la gran cosecha.

jueves, 15 de enero de 2009

LA MIGRA Y USTED: ¿Podrá Obama conseguir una reforma migratoria?

Por Armando García


En este país, las leyes de inmigración cambian cada década. Si nos remontamos al siglo pasado, en los años 20’s se tuvo una ley de ajuste migratorio permitiendo aquellos que ingresaban al país legalmente cambiaran su estatus. En los 30’s las autoridades federales deportaron a inmigrantes a sus países de origen y hasta a las personas de color nacidas dentro de Estados Unidos las enviaron a las naciones de sus ancestros. En la década de los 40’s las puertas se abrieron a la mano de obra extranjera para la industria de la guerra.

En los años 50 la operación “wetback” entró en vigor, donde se hicieron redadas en las calles, vecindarios, fábricas y campos para sacar a los ‘indeseables’ del país. En esa década entró en vigor la operación bracero. Un programa esclavizante que marcó las vidas de miles de mexicanos que vinieron contratados para levantar las cosechas en los campos de este país. Se consigue que pase una ley que permite legalizar su residencia permanente aquellas familias que tuvieron un hijo nacido en Estados Unidos.

En los 60s termina el programa bracero, gracias a la intervención y liderazgo del extinto líder campesino César Chávez.

En los 70 bajo la administración del presidente Henry Ford pasa una ley creando un sistema de preferencias familiares el cual prácticamente sigue en vigor con algunas variantes que han sido impuestas a través de los años.

En los 80s, el presidente Ronald Reagan firma la ley de la amnistía o legalización para poco más de tres millones de personas. Tal programa no permitió que todos los familiares de los amnistiados tanto dentro y fuera del país obtuvieran su residencia. Esta situación ha provocado que exista una lista de más de 12 años de espera.

En la década de los 90’s, el presidente William Clinton firma la ley de responsabilidad migratoria y la del bienestar público, léase “Welfare”, donde prácticamente cierra muchas puertas para conseguir la residencia a miles de inmigrantes.

Y llegamos a la primera década del Siglo XXI. El presidente George W. Bush no pudo en sus ocho años de gobierno conseguir que el Congreso aprobara una ley reformadora y amplia que permitiera la regularización de unos 12 millones de indocumentados.

Ahora las esperanzas están puestas en el presidente Barack Obama. ¿Podrá convencer al Congreso para que pase una reforma amplia en las leyes de inmigración? ¿Habrá escuchado Obama al presidente mexicano Felipe Calderón cuando tuvo su reunión con él?

Esperemos que sí. Ya que Obama, por su triunfo histórico, por su propia figura, por haber conseguido ser el primer presidente de color que llega a la Casa Blanca y por haber manejado muy bien la consigna del cambio y del ¡Sí Se Puede! tan escuchado en las luchas sindicales campesinas y obreras en este país, con un Congreso de mayoría demócrata, sea posible que en su administración se logre la tan necesaria reforma.

Pero debido a la crisis financiera del sistema capitalista, no creo que sea posible este año. Quizá el 2010 sea el año para lograr una nueva ley migratoria y, si así fuera, será el regalo ideal de las celebraciones del bicentenario de las independencias de los países latinoamericanos cuyos ciudadanos forman ahora la primera minoría más grande en el país.

La Migra y Usted es una columna que habla de temas migratorios. Los lectores que quieran comentar so preguntar sobre temas de esta índole, pues escribir a: migranetcenter@gmail.com.

Hispanics and the New Administration: Immigration Slips as a Priority; Latinos Optimistic About Obama

A year and a half after a lengthy, often rancorous debate over immigration reform filled the chambers of a stalemated Congress, the issue appears to have receded in importance among one of the groups most affected by it-Latinos. Only three-in-ten (31%) Latinos rate immigration as an "extremely important" issue facing the incoming Obama administration, placing it sixth on a list of seven policy priorities that respondents were asked to assess in a nationwide survey of 1,007 Latino adults conducted from December 3 through December 10, 2008, by the Pew Hispanic Center, a project of the Pew Research Center. The top-rated issue among Latinos is the economy; some 57% of Hispanics say it is an "extremely important" one for the new president to address.

Looking forward, Hispanics are optimistic about the incoming Obama Administration. More than seven-in-ten (72%) say they expect Obama to have a successful first term. Looking back, Latinos offer a negative assessment of the outgoing Bush Administration. More than half (54%) of Latinos say that the failures of the Bush Administration will outweigh its successes. In comparison, 64% of the U.S. general population holds the same view.

The latest report from the Pew Hispanic Center also examines the ways Latinos were involved in the historic 2008 presidential campaign such as using the Internet to research a candidate, trying to persuade someone else to vote for or against a particular party, and displaying material or wearing clothing related to a political campaign.

A year and a half after a lengthy, often rancorous debate over immigration reform filled the chambers of a stalemated Congress, the issue appears to have receded in importance among one of the groups most affected by it-Latinos. Only three-in-ten (31%) Latinos rate immigration as an "extremely important" issue facing the incoming Obama administration, placing it sixth on a list of seven policy priorities that respondents were asked to assess in a nationwide survey of 1,007 Latino adults conducted from December 3 through December 10, 2008, by the Pew Hispanic Center, a project of the Pew Research Center. The top-rated issue among Latinos is the economy; some 57% of Hispanics say it is an "extremely important" one for the new president to address.

Looking forward, Hispanics are optimistic about the incoming Obama Administration. More than seven-in-ten (72%) say they expect Obama to have a successful first term. Looking back, Latinos offer a negative assessment of the outgoing Bush Administration. More than half (54%) of Latinos say that the failures of the Bush Administration will outweigh its successes. In comparison, 64% of the U.S. general population holds the same view.

The latest report from the Pew Hispanic Center also examines the ways Latinos were involved in the historic 2008 presidential campaign such as using the Internet to research a candidate, trying to persuade someone else to vote for or against a particular party, and displaying material or wearing clothing related to a political campaign.

A year and a half after a lengthy, often rancorous debate over immigration reform filled the chambers of a stalemated Congress, the issue appears to have receded in importance among one of the groups most affected by it-Latinos. Only three-in-ten (31%) Latinos rate immigration as an "extremely important" issue facing the incoming Obama administration, placing it sixth on a list of seven policy priorities that respondents were asked to assess in a nationwide survey of 1,007 Latino adults conducted from December 3 through December 10, 2008, by the Pew Hispanic Center, a project of the Pew Research Center. The top-rated issue among Latinos is the economy; some 57% of Hispanics say it is an "extremely important" one for the new president to address.

Looking forward, Hispanics are optimistic about the incoming Obama Administration. More than seven-in-ten (72%) say they expect Obama to have a successful first term. Looking back, Latinos offer a negative assessment of the outgoing Bush Administration. More than half (54%) of Latinos say that the failures of the Bush Administration will outweigh its successes. In comparison, 64% of the U.S. general population holds the same view.

The latest report from the Pew Hispanic Center also examines the ways Latinos were involved in the historic 2008 presidential campaign such as using the Internet to research a candidate, trying to persuade someone else to vote for or against a particular party, and displaying material or wearing clothing related to a political campaign.

A year and a half after a lengthy, often rancorous debate over immigration reform filled the chambers of a stalemated Congress, the issue appears to have receded in importance among one of the groups most affected by it-Latinos. Only three-in-ten (31%) Latinos rate immigration as an "extremely important" issue facing the incoming Obama administration, placing it sixth on a list of seven policy priorities that respondents were asked to assess in a nationwide survey of 1,007 Latino adults conducted from December 3 through December 10, 2008, by the Pew Hispanic Center, a project of the Pew Research Center. The top-rated issue among Latinos is the economy; some 57% of Hispanics say it is an "extremely important" one for the new president to address.

Looking forward, Hispanics are optimistic about the incoming Obama Administration. More than seven-in-ten (72%) say they expect Obama to have a successful first term. Looking back, Latinos offer a negative assessment of the outgoing Bush Administration. More than half (54%) of Latinos say that the failures of the Bush Administration will outweigh its successes. In comparison, 64% of the U.S. general population holds the same view.

The latest report from the Pew Hispanic Center also examines the ways Latinos were involved in the historic 2008 presidential campaign such as using the Internet to research a candidate, trying to persuade someone else to vote for or against a particular party, and displaying material or wearing clothing related to a political campaign.

lunes, 5 de enero de 2009

EDITORIAL: El significado de Obama


Por Armando García


La llegada a la Casa Blanca del primer presidente de origen africano tiene un significado enorme que va más allá del simple color de la piel.

Indiscutiblemente que por tener Barack Obama piel oscura, nadie se imaginaba que en el país donde el racismo sigue siendo un problema real, cubierto por las leyes de protección que se han ganado en los últimos 50 años, una persona, hijo de padre inmigrante africano llegara a ocupar la oficina oval.

Quiero pensar que el triunfo de Obama significa el cambio del rostro de América. Estados Unidos no es el país donde viven solamente los gringos sino también lo conforma rostros de anglosajones, hispanos, africanos, asiáticos europeos e indígenas.

Pienso que la administración de Obama será para el beneficio de todos los rostros y no sólo para los poderosos empresarios capitalistas como lo han sido las administraciones anteriores.

Obama es la esperanza para los inmigrantes indocumentados, para los que viven una pesadilla por conquistar el sueño americano y para los que buscan dignamente el pan de cada día y un lugar digno para vivir y educar a sus hijos.

Obama abre las puertas para que en América Latina se rompan las barreras ideológicas con países contrarios a la política imperialista, abriendo las puertas del comercio, la migración, la interacción para tener un continente unido.

Obama es el primer paso para reparar el daño que la humanidad ha hecho al planeta en materia ambiental, dejando de depender totalmente del petróleo extranjero y buscar nuevas alternativas de energía renovable.

Obama es el primer paso para sanar las heridas del racismo, la discriminación y la desigualdad.

Obama vs. Lula


Por Isaac Bigio

Desde el 20 de enero ambos serán los dos mandatarios occidentales más votados. Uno es el primer negro y el otro ha sido el primer sindicalista en haber llegado al poder en la mayor república de su respectivo subcontinente.
Los dos liderarán una pugna no frontal como la que Bush tuvo con el único presidente de la región que le precedió y que le sucederá en el tiempo: el de Venezuela. En esa confrontación Chávez ganó, se consolidó y avanzó internacionalmente, mientras que EE.UU. perdió fuerza en su patio trasero, logrando que lleguen al poder nuevos gobernantes que lo cuestionaron y que Cuba fuese rompiendo su cerco. Como resultado de ese choque, Lula logró agigantarse al convertirse en el puente entre los nuevos gobiernos izquierdistas y los antiguos aliados de EE.UU. y al transformar a Brasil en el eje de la nueva Unión Suramericana y del bloque de América Latina y el Caribe. Obama quiere volver a recuperar la influencia perdida en el sur promoviendo una política de menos antagonismos. Ni a él ni a Chávez le conviene un enfrentamiento frontal. Obama buscará evitar nuevas polarizaciones en las Américas. Así, buscará desafilar al chavismo y contrabalancear a Lula haciendo que muchos países latinos y caribeños quieran volverse a acercar a Washington y no seguir la ruta pro autonomía regional promovida desde el Mercosur.

Cuba: 50 años


Por Isaac Bigio

El 1 de enero de 1959 se dio la revolución cubana, la única que en Occidente estableció un sistema de partido único comunista y de economía estatizada y planificada. Los Castro, que inicialmente eran nacionalistas demócratas, se fueron radicalizando y, tras conseguir el aval de Moscú, se lanzaron a sovietizar su isla.

Cuba, empero, fracasó en internacionalizar su revolución; y su régimen fue buscando reconciliarse con su entorno y crear sectores que prosperasen con el mercado. La ola que tumbó al bloque soviético no llegó a Cuba quien, a diferencia de Europa oriental, no había tenido un modelo importado por los tanques y con los campos de Stalin y donde los niveles de vida de su población no eran inferiores a los de sus vecinos.

Los Castro sobrevivieron abriendo el país a ciertas inversiones privadas y luego incentivando una ola de nuevos gobiernos nacionalistas en América Latina. Hoy Cuba ya no promueve guerrillas o nuevas socializaciones. Los Castro emulan al sendero chino y vietnamita de preservar al unipartidismo, pero para dar paso a un sistema que combine plan y estatismo con formas de capitalismo.

La elección de Obama podría abrir una etapa en la cual EE.UU. vaya limando asperezas con Cuba y que los Castro vayan haciendo más concesiones al mercado.

¿Viven extraterrestres entre nosotros?

 Foto nhallow Por Larry G. Álvarez Un artículo reciente de Avi Loeb, un destacado astrofísico de Harvard, ha provocado un importante debat...