domingo, 18 de noviembre de 2018

NUESTRA AMERICA MAGAZINE VOL 26 # 12


ORACION AL MIGRANTE EN SU PEREGRINACION




Señor de importancia, mi corazón llora , mis ojos lloran ante las injusticias, protege señor estos migrantes por su camino. Que en manto de la virgen morena los cubra, padre eterno tu sabes que ellos te pertenecen. Mi corazón se rompe pedazos al ver el sufrimiento de esos niños y madres y padres con el sueño de un mejor futuro, aclamo a ti señor que habla desde los corazones de los que los agredes , padre santo a ti te aclamo tu padeciste lo mismo que estas familias ellos han abandonado sus pueblos por la violencia sarcástica de la pobreza y ululen de la muerte y buscan vivir en plenitud y buscan vida.

José S. Landaverde

LA BIBLIA SE IMPONE Acaso el celibato será cosa del pasado.


Estas son las virtudes que debe tener un Obispo, 

según el Papa Francisco



El Papa Francisco durante la Misa en Santa Marta. Foto: Vatican Media



Redacción ACI Prensa


Los Obispos deben ser “humildes, mansos, servidores y no príncipes”. Así lo aseguró el Papa Francisco durante la Misa celebrada este lunes 12 de noviembre en la Casa Santa Marta, su residencia en el Vaticano.
Por el contrario, siguiendo las indicaciones de San Pablo en su Carta a Tito, el Santo Padre afirmó que un Obispos no puede ser arrogante, ni soberbio, ni colérico, no debe estar atado al dinero ni dedicarse a los negocios.
“Aunque tuviera uno solo de esos defectos, ese Obispos sería una calamidad para la Iglesia”. Un Obispos “debe ser capaz de dar hospitalidad, de amar el bien, debe ser sensato, justo, santo, dueño de sí mismo, fiel a la Palabra digna de fe que le ha sido enseñada”.
Francisco explicó en su homilía que el Obispo “es un administrador de Dios, no de bienes, de poder…, no: de Dios”.
El Obispo “siempre debe corregirse a sí mismo y preguntarse: ¿Soy un administrador de Dios, o soy un hombre de negocios? El Obispo es un administrador de Dios. Debe ser irreprochable. Esta palabra, ‘irreprochable’, es la misma que Dios le pidió a Abraham: ‘Camina en mi presencia y se irreprochable’. Es una palabra fundacional”.
El Papa concluyó su homilía afirmando que “en la Iglesia no se pueden poner orden sin esa actitud de los Obispos”.

Lectura comentada por el Papa Francisco:

Tito 1:1-9
1 Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo para llevar a los escogidos de Dios a la fe y al pleno conocimiento de la verdad que es conforme a la piedad,
2 con la esperanza de vida eterna, prometida desde toda la eternidad por Dios que no miente,
3 y que en el tiempo oportuno ha manifestado su Palabra por la predicación a mí encomendada según el mandato de Dios nuestro Salvador,
4 a Tito, verdadero hijo según la fe común. Gracia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús, nuestro Salvador.
5 El motivo de haberte dejado en Creta, fue para que acabaras de organizar lo que faltaba y establecieras presbíteros en cada ciudad, como yo te ordené.
6 El candidato debe ser irreprochable, casado una sola vez, cuyos hijos sean creyentes, no tachados de libertinaje ni de rebeldía.
7 Porque el epíscopo, como administrador de Dios, debe ser irreprochable; no arrogante, no colérico, no bebedor, no violento, no dado a negocios sucios;
8 sino hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, piadoso, dueño de sí.
9 Que esté adherido a la palabra fiel, conforme a la enseñanza, para que sea capaz de exhortar con la sana doctrina y refutar a los que contradicen.

Lea análisis sobre el tema en Alpha & Omega Magazine
https://alphayomegachurch.blogspot.com

Nuestra América, desde sí





Por Guillermo Castro H.*
Para Joao Pedro Stédile, que está donde debe estar

Hay en nuestra cultura una tendencia al amor por las artes clasificatorias. Quienes se dejan llevar por ella, se empeñan en ajustar la realidad a las ideas y terminan condenando lo que no se ajusta a ellas, así sea contra toda evidencia.
A los riesgos que ese amor conlleva se refiere el papa Francisco en su Encíclica Evangelii Gaudium[1], cuando afirma que entre la idea y la realidad “se debe instaurar un diálogo constante,” para evitar que la primera termine separándose de la segunda, dado el peligro de “vivir en el reino de la sola palabra, de la imagen, del sofisma,” y la necesidad de “evitar diversas formas de ocultar la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracionistas, los proyectos más formales que reales, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría.”
Esto implica, por supuesto, una capacidad de autocontrol en el ejercicio de nuestro propio razonar, que incluye llamar a las cosas por su nombre. Así, por ejemplo, al cabo de dos décadas de cuestionar al neoliberalismo desde los valores del liberalismo progresista -libertad, igualdad, fraternidad de los seres humanos entre sí y con su entorno natural, y justa distribución de la riqueza producida mediante la acumulación por unos de los frutos del trabajo de todos-, no faltan los sorprendidos del retorno de nuestra América a las formas más reaccionarias del Estado Liberal Oligárquico.
Se impone convertir los reveses de ayer en las victorias de mañana; sustentar la acción política en el conocimiento de los “factores reales” del país en que se actúa
Ante ese retorno se aducen todas las explicaciones de las que el liberalismo es capaz: conspiraciones mediáticas, complicidad de movimientos religiosos oscurantistas, utilización de redes electrónicas de comunicación para la difusión masiva de falsedades, injerencia de poderes externos y demás. Nada de eso es falso.
El problema consiste en que ese planteamiento elude todo lo demás, desde la existencia de clases sociales hasta el hecho de que la pobreza resulta de una condición estructural, en tanto que el modo de producción es también uno de distribución y de consumo. Y de allí a llamar socialismo a lo que resulta derrotado por el funcionamiento de la propia democracia liberal, en su versión más progresista, no hay más que un paso.
En esta perspectiva, la razón de Francisco se extiende al hecho de que la idea desconectada de la realidad “origina idealismos y nominalismos ineficaces, que a lo sumo clasifican o definen, pero no convocan, como sí lo hace “la realidad iluminada por el razonamiento.”
La confusión es provocada por el hecho de que amplias mayorías electorales que optan por la reacción comprueban tan solo la existencia de políticos laicos y dirigentes religiosos “que se preguntan por qué el pueblo no los comprende y no los sigue, si sus propuestas son tan lógicas y claras”, sin considerar que el acomodo a lo menos incómodo, en el curso de los acontecimientos, los llevó a reducir “la política o la fe a la retórica”,  olvidar  la sencillez, y a importar desde fuera “una racionalidad ajena a la gente.”
Aquí, otra vez, será bueno volver a la compleja sencillez de aquel gran realista que es José Martí, en su advertencia sobre la necesidad de sostener la acción política en el conocimiento de los “factores reales” del país en que se actúa. Y añade:
Conocerlos basta, sin vendas ni ambages; porque el que pone de lado, por voluntad u olvido, una parte de la verdad, cae a la larga por la verdad que le faltó, que crece en la negligencia, y derriba lo que se levanta sin ella.[2]
Tal es el camino que lleva a convertir los reveses de ayer en las victorias de mañana. Y ¿qué es nuestra América sino el fruto de ese caminar, de Túpac Amaru a Bolívar, a Martí, a nuestros días? Estamos realmente en la hora de los hornos y, si somos capaces de abrir sus puertas, no se ha de ver más que su luz.
ag/gc

*Ensayista, investigador y ambientalista panameño.

El juez entrega la victoria de CNN en su intento de restaurar el pase de prensa de la Casa Blanca de Jim Acosta



Trump y Acosta se enfrentaron en una conferencia de prensa el 7 de noviembre. (Jim Watson / AFP / Getty Images)


Por Paul Farhi


El viernes, un juez federal falló a favor de la CNN y el reportero Jim Acosta en una disputa con el presidente Trump, ordenando a la Casa Blanca que restaurara temporalmente las credenciales de prensa que la administración de Trump le había quitado a Acosta la semana pasada.

En una victoria para la red de cable y para el acceso de la prensa en general, el juez Timothy J. Kelly concedió la moción de CNN para una orden de restricción temporal que evitará que la administración mantenga a Acosta fuera de los terrenos de la Casa Blanca.

La Casa Blanca revocó el pase de prensa del reportero la semana pasada luego de un acalorado intercambio entre él y el presidente Trump y un breve altercado con un asistente de prensa en una conferencia de prensa. Acosta, corresponsal en jefe de la Casa Blanca de la CNN, es el primer reportero con el llamado pase difícil de prohibir.

CNN demandó el martes al presidente Trump y otros funcionarios de la Casa Blanca por la revocación. El fallo de Kelly fue la primera escaramuza legal en esa demanda. Tiene el efecto inmediato de enviar a Acosta de regreso a la Casa Blanca, en espera de nuevos argumentos y un posible juicio. El litigio se encuentra en sus primeras etapas y un juicio podría durar meses en el futuro.


CNN dijo que Acosta reanudaría su puesto en la Casa Blanca el viernes por la tarde.

Kelly, a quien Trump nombró para el banco federal el año pasado, dictó su fallo dos días después de que la red y los abogados del gobierno discutieran si el presidente tenía el poder de excluir a un periodista de la Casa Blanca.


Trump y Acosta se enfrentaron en una conferencia de prensa el 7 de noviembre. (Jim Watson / AFP / Getty Images)
Al explicar su decisión, Kelly dijo que estaba de acuerdo con el argumento del gobierno de que no había ningún derecho de la Primera Enmienda a entrar en los terrenos de la Casa Blanca. Pero, dijo, una vez que la Casa Blanca abrió los terrenos a los reporteros, se aplicó la Primera Enmienda.

Su decisión, sin embargo, enfatizó principalmente la falta de garantías procesales en la Casa Blanca para revocar el acceso de Acosta, un argumento clave presentado por CNN en su demanda. Dijo que la toma de decisiones de la Casa Blanca estaba "tan envuelta en un misterio que el gobierno no podía decirme. . . quien tomó la decisión ”. Los argumentos escritos posteriores de la Casa Blanca para prohibir a Acosta fueron tardíos y no fueron suficientes para satisfacer el debido proceso, dijo Kelly.


CNN emitió una declaración después de la sentencia que decía: "Estamos satisfechos con este resultado y esperamos una resolución completa en los próximos días". Nuestro sincero agradecimiento a todos los que han apoyado no solo a CNN, sino a una prensa estadounidense libre, fuerte e independiente ".

Acosta agregó: “Solo quiero agradecer a todos mis colegas en la prensa que me apoyaron esta semana. Quiero agradecer al juez [por esta decisión]. Y volvamos al trabajo ".

En comentarios realizados en la Oficina Oval después, Trump dijo que la Casa Blanca escribiría reglas para satisfacer las preocupaciones del proceso legal de la corte. Añadió: "Terminaremos de nuevo en la corte y ganaremos".

Dijo Trump: "Queremos la libertad total de la prensa ... Pero debes actuar con respeto cuando estás en la Casa Blanca, y cuando veo la forma en que algunos de mis empleados son tratados en conferencias de prensa, es terrible". Así que estamos estableciendo un cierto estándar, que es lo que el tribunal está solicitando ... Siempre tenemos la opción de irnos ... y los otros medios y la prensa en la sala no serán felices ".


La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo en una declaración después de la sentencia que "el tribunal dejó en claro que no existe un derecho absoluto de la Primera Enmienda para acceder a la Casa Blanca", aunque el juez dijo que los reporteros tienen esos derechos una vez que son admitidos.

Sanders anunció la suspensión "indefinida" de Acosta la semana pasada después del enfrentamiento en la conferencia de prensa. Trump y Sanders han tenido varios roces con Acosta que se remonta hasta que Trump se convirtió en presidente.

Acosta observó los procedimientos del viernes desde la sala del tribunal en Washington, acompañados por un equipo de abogados que incluía a Ted Olson, un ex abogado general en la administración de George W. Bush, y Ted Boutrous, un litigante estrella y especialista en derecho mediático.

CNN ha argumentado que la prohibición de Acosta violó sus derechos de la Primera Enmienda porque equivale a "discriminación de puntos de vista", es decir, el presidente lo está castigando por las declaraciones y la cobertura que no le gustaron. La red también ha dicho que la acción viola el derecho de la Quinta Enmienda de Acosta al debido proceso debido a que su exclusión no sigue pautas o reglas escritas y no tiene procedimientos de apelación o revisión.


CNN había pedido ayuda de "emergencia" al juez, argumentando que los derechos de Acosta estaban siendo violados con cada hora que pasaba.

Hasta la acción de la Casa Blanca la semana pasada, ningún reportero acreditado para cubrir al presidente había revocado un pase de prensa.

Un abogado del gobierno, James Burnham, sostuvo en una audiencia ante Kelly el miércoles que el presidente tenía derecho a prohibir a cualquier periodista de la Casa Blanca en cualquier momento, al igual que excluye a los periodistas de las entrevistas en la Oficina Oval. Dijo que Acosta podría informar sobre el presidente "con la misma eficacia"

Trump se enfrenta al ‘establishment’ en elecciones



Por Marco A. Gandásegui hijo*


A diferencia de los gobiernos de EE.UU. que le antecedieron en el siglo XX, el presidente Donald Trump no está al servicio del establishment financiero que controla la distribución del capital (los excedentes del sector productivo) y de su burocracia que administra las relaciones sociales de dominación (el Estado).

Por el contrario,  es vocero de un sector minoritario de la oligarquía norteamericana, que pretende recuperar parte o la totalidad del poder político que ha ido perdiendo en forma consistente, tras la II guerra mundial. El enemigo de Trump es el establishment.
Trump se cree en condiciones de enfrentar el mundo y derrotarlo, utilizando sobre todo su poderío militar.
Entre 1895 y 1990, por cada dólar invertido en el sector productivo (industria y agricultura) se invertían 18 centavos en activos fijos, procesos de fusiones y absorciones. A partir de 1990,  por cada dólar invertido en impulsar la economía productiva, las empresas estadounidenses gastaron 68 centavos destinados a procesos de reestructuración y concentración empresarial. Como consecuencia, en los últimos veinticinco años la cuota de mercado de las 100 mayores multinacionales del mundo se duplicó, pasando del 9% del total mundial en 1990 al 21% en 2017.
En las elecciones de 2016 Trump logró organizar una campaña político-electoral que, primero,  le permitió secuestrar en agosto al Partido Republicano e, inmediatamente, conducir al partido de Lincoln a un triunfo electoral sorpresivo (en noviembre), que lo llevó a la Casa Blanca en enero de 2017.
El enfrentamiento entre las dos fracciones del capital norteamericano es asimétrico. El sector más poderosos del establishment,  que controla el capital financiero, no sólo sirve de pivote para las inversiones dentro de la economía norteamericana,  sino también ha construido una red global que incluye a Europa, pretende incorporar a China y, además, controla la periferia del sistema capitalista que incluye América Latina.
Según Paul Krugman [1], Trump representa sectores importantes del gran capital industrial, de bienes raíces, agroindustrial y energético. Para equilibrar la asimetría en lo político, logró alinear sectores importantes de la clase obrera empobrecida de EE.UU. y sectores que aún conservan una ideología conservadora (el “Tea Party”), así como a los resentidos racistas. Para debilitar al sector financiero en el plano internacional,  por un lado se acerca a Rusia y, por el otro, le declara la guerra comercial a China.
Trump se enfrenta ahora a elecciones parciales. Los resultados de las elecciones en la Cámara de Representantes (450 curules), programadas para mañana martes 6 de noviembre, abrirán nuevos escenarios que afectarán el futuro inmediato de ese país y del mundo. Está en juego la presidencia de Donald Trump. Si el Partido Republicano conserva su mayoría en el Congreso, se desatarán un conjunto de procesos promovidos por la Casa Blanca. Si pierde, se producirán otros eventos, algunos predecibles y otros menos.
¿Qué pasa si el partido de Trump gana en 2018? Lo más probable es que en 2020 triunfe en las elecciones presidenciales programadas para ese año y siga en la Casa Blanca hasta 2024. También existe la posibilidad de que intente eliminar la enmienda numero 25 de la Constitución de EE.UU., que impide que el jefe de gobierno ocupe esa posición por más de dos períodos.
Si el Partido Republicano no conserva su mayoría en el Congreso, es probable que no llegue a 2020 como presidente.
Esto significaría en el plano internacional un fin de la ‘globalización’ que pretendía acabar con las fronteras y dejar establecido un gobierno mundial controlado por los centros financieros y el poder militar de EE,UU. En su lugar, algo igual de pernicioso, Trump contribuiría a consolidar el poder económico y militar -y cultural- centrado en EE.UU. convirtiendo el resto del mundo en sus ‘vasallos’. Los vasallos serían sus aliados tradicionales, igualmente sus contrincantes  -residuos de la guerra fría-,  así como la periferia.
Esta posibilidad crea un escenario de conflictos sin precedentes. Trump cree estar en condiciones de enfrentar al mundo y derrotarlo, utilizando sobre todo su enorme poderío militar. (El 70 por ciento de todos los gastos militares en el mundo se concentran en EEU.U.).
Si las elecciones de mañana no favorecen a Trump, puede tener la seguridad de que no podrá reelegirse en 2020. Además, es probable que no llegue a 2020 como presidente.

*Profesor de Sociología de la Universidad de Panamá e investigador asociado del CELA.


FORO INMIGRANTE EN TEXAS


La Administración de Trump emite una copia anticipada de la regla destinada a los derechos del proceso debido de los solicitantes de asilo



Por AILA

WASHINGTON, DC - El jueves 8 de noviembre de 2018, la administración de Trump emitió una copia anticipada de una regla provisional destinada a bloquear a los solicitantes de asilo de una caravana a cientos de kilómetros de distancia para acceder al debido proceso. En respuesta, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) emitió la siguiente declaración:

“El gobierno de Trump está utilizando una caravana de personas desesperadas a cientos de millas de distancia como excusa para destruir las leyes de nuestra nación y evitar que los solicitantes de asilo obtengan una oportunidad justa de asilo. La ley de los EE. UU. Garantiza una oportunidad justa y significativa para solicitar asilo, incluso para quienes ingresan entre puertos. No todos son elegibles para el asilo, pero todos merecen que su reclamo sea escuchado. El intento de la administración de poner fin a ese valor fundamental estadounidense del debido proceso es reprensible. Forzar a los solicitantes de asilo a postularse en los puertos de entrada significa que incluso más personas serán rechazadas, algo que la administración ya está haciendo. Estados Unidos necesita soluciones reales para abordar este complicado problema, que incluye trabajar con los gobiernos de México y América Central para mejorar el acceso al asilo y aumentar el número de refugiados que reasentamos de esos países ".
En un discurso a menudo ininteligible y lleno de contradicciones, el presidente Trump eligió la política en lugar de soluciones reales cuando anunció planes para reescribir la ley y los procedimientos de asilo estadounidenses y construir ciudades de tiendas donde las familias y los solicitantes de asilo serán detenidos durante años. Los detalles del plan no se ofrecieron, pero se anunciarán la próxima semana.

Anastasia Tonello, presidenta de AILA, dijo: "El presidente no usó los hechos para justificar sus acciones. Por ejemplo, afirmó que solo el 3 por ciento de los solicitantes de asilo se presentan ante el tribunal cuando los propios números del Departamento de Seguridad Nacional muestran que la gran mayoría aparece para su audiencia programada, como lo demostraron los miles de inmigrantes que aparecieron en el tribunal ayer en respuesta a avisos con fechas de audiencia falsas. En lugar de ofrecer soluciones reales, menos de una semana antes de los exámenes parciales, ofreció inquietudes políticas e ignoró la verdad sobre inmigrantes ".

Benjamin Johnson, Director Ejecutivo de AILA, agregó: "El presidente ha rechazado una serie de soluciones viables, incluida la asociación con el gobierno mexicano para fortalecer su sistema de asilo y la reactivación de los programas para procesar a los refugiados antes de que lleguen a este país. Además, en un sorprendente hecho para el debido proceso, continúa atacando a abogados que representan a inmigrantes. Estados Unidos merece soluciones reales, no políticas feas ".

sábado, 17 de noviembre de 2018

Nuestra América: el progreso de ayer a mañana



Por Guillermo Castro Herrera*


La idea de progreso ingresó a la vida cultural y política de nuestra América hacia 1850, como expresión de la necesidad de superar el atraso cultural, educativo y tecnológico, percibidos como el obstáculo mayor a nuestro ingreso al entonces llamado “concierto de las naciones”.  Esa contraposición entre el progreso y el atraso vino a sustituir  a la que opuso la civilización a la barbarie -entre mediados de los siglos XVIII y XIX- y abrió paso a la que contrapuso el desarrollo al subdesarrollo entre mediados y fines del XX.
Hoy, los gobiernos que se definieron a sí mismos como progresistas en la primera década del siglo XXI, se ven sustituidos por otros que se proponen restaurar en la región su condición original de barbarie y atraso, para restablecer el orden y depurar a nuestras sociedades de todo factor que pueda amenazarlo en el futuro.
Pero siempre se trata de un desarrollo más alto de la realidad humana.”  Hoy, cuando se desintegra el orden liberal triunfante en la gran guerra imperialista de 1914-1945, afloran contradicciones en el sistema mundial que, a primera vista, ponen en cuestión la posibilidad del progreso así entendido.
El problema de fondo en la política de nuestra América no es el cambio de forma, sino el de espíritu, como lo reclama José Martí.
Ante un proceso tal, el desarrollo cultural de la élite intelectual “se separa resignada y aristocráticamente de la realidad hostil y sin ideas”, pues la realización de los viejos ideales de un liberalismo agotado solo puede tener lugar en el individuo aislado, pero no en la sociedad. De este modo, además, “el pesimismo social acaba en una estática histórica”, pues todo lo valioso en la historia se encuentra en un estado anterior, “y lo máximo que puede alcanzarse es una restitución de lo original.”
Ese original a restituir, sin embargo, es una construcción mítica que expresa un profundo temor a las masas en su capacidad para transformar el mundo, y proclama como hechos naturales el racismo, el patriarcado, y la desigualdad social. De aquí emerge una tendencia al pesimismo de la razón, que por un lado lleva a amplios sectores populares y de capas medias a buscar refugio en los fundamentalismos políticos y religiosos, mientras en las élites intelectuales se traduce “en pesimismo cultural, como negación del progreso en las cuestiones esenciales de la humanidad.”
Aquí, entre nosotros, el pesimista piensa a nuestra América como el objeto de ciclos de eterno retorno, mientras el progresista la entiende como el sujeto de su propio destino, que va siendo construido a lo largo de fases históricas irrepetibles. Los primeros imaginan que vamos de vuelta a la doctrina Monroe y el Estado Liberal Oligárquico. Los otros, que nuestra América ha ingresado a una fase de su historia en que las fuerzas enemigas del progreso  -y de su más poderosa herramienta, la razón- han pasado a una ofensiva en la que han obtenido importantes éxitos iniciales.
En verdad, la reacción ha pasado al ataque porque debía y podía hacerlo. Debía, porque con todas sus limitaciones y todos sus errores aquellos gobiernos progresistas lograron romper la inercia neoliberal oligárquica anterior a un punto que hacía inevitable ese ataque.  Y podía, porque al restringir su propio accionar a los límites y valores del liberalismo progresista, esos gobiernos propiciaron la desmovilización de sus propias bases sociales y abrieron paso a los fundamentalismos políticos, culturales y religiosos cuyas aberraciones han venido a signar nuestra coyuntura política inmediata.
Hoy podemos ver que la suma de las victorias tácticas obtenidas en su momento por aquellos gobiernos pudo modificar la perspectiva estratégica regional, pero no generó de por sí la estrategia adecuada para la victoria del progreso sobre el atraso, de la razón sobre el irracionalismo, de la visión democrática del mundo sobre la aristocrática.
Esa estrategia hay que construirla desde la gente y con ella. Progreso hoy, entre nosotros, significa gobiernos que tengan por base “la razón de todos en las cosas de todos, y no la razón universitaria de unos sobre la razón campestre de otros”. [2] Nos toca, una vez más, atender al problema de fondo en la política de nuestra América, que no es el cambio de forma, sino el de espíritu, como lo reclama José Martí, para hacer de nuestros reveses el camino hacia nuevas victorias.
ag/gc

*Ensayista, investigador y ambientalista panameño.



viernes, 16 de noviembre de 2018

EL MURO DE LA IGNOMINIA Por Roxana Zubieta




El correcaminos Carlitos Audaz, fue primero en enterarse y fue quien avisó a todos.

Aquella soleada tarde, después de un largo descanso y pese a su edad, se animó a dar un recorrido por aquellas llanuras una vez más; era viejo pero fuerte y su naturaleza aventurera, lo impulsaba casi siempre a descubrir nuevos parajes y paisajes.

No supo lo que pasó; iba a cincuenta kilómetros por hora disfrutando de la cálida brisa, cuando sintió un golpazo terrible que lo dejó fuera de combate. Al despertar, había anochecido y aturdido y con un prominente chichón en la cabeza, no dio crédito a lo que veían sus ojos. ¿Era un objeto no identificado de origen extraterrestres, o simplemente ya había muerto y no se daba cuenta?

Se acercó con temor; fue aproximándose despacito y se atrevió a tocarlo; la superficie era liza, dura y muy fría, sobre todo, en ese momento de la noche, el terciopelo del firmamento y sus estrellas se reflejaban en el cuerpo aquel como si fuera un espejo. Observó a ambos lados, era enorme, caminó paralelamente al plateado objeto y no tenía fin. Carlitos Audaz Correcaminos, no lograba adivinar que se trataba de un interminable muro de acero en algunas partes y de concreto en otras, medía alrededor de 3,000 kilómetros y su altura, sobrepasaba los tres metros, de la manera como estaba dispuesto, partía en dos el hábitat, su querida llanura. 

El miedo lo invadió al darse plena cuenta, que aquella barrera desconocida, obstaculizaba el paso que durante siglos, sus ancestros habían recorrido. Se sintió indefenso e impotente. Después de analizar con calma la situación, y de buscar inútilmente un resquicio de entrada que le permitiera observar al menos lo que pasaba en el otro lado, Carlitos Audaz Correcaminos, a pesar de estar adolorido y cansado, decidió emprender el regreso y correr la voz del extraño suceso, a todos sus compañeros de la llanura.

Así, se encontró con Juanito Pecarí, que en esos momentos se disponía a ir al otro lado a visitar a los abuelos, corrió a contárselo a la familia de Pedrito Cacomixtle, este le avisó rápidamente a don Coyote y sus hermanos y estos, lo señalaron a Pepe Zorrillo, que de inmediato ordenó a los miembros de su club, realizar una excursión de investigación con el fin de analizar el objeto.

Así se corrió la voz; en la lucha por sobrevolar el objeto no identificado, un grupo de Codornices Mascarita contó cómo un compañero se estrelló con fuerza contra esa barrera y murió instantáneamente en el intento.

Liebres, venados, topos, tejones, ratas de campo, el berrendo sonorense, el pavo de Gould, perritos de la pradera, zarigüeyas, coatíes de nariz blanca, jaguares y lobos mexicanos e incluso especies más meridionales del norte o de climas templados como el oso negro y el castor, decidieron emigrar. Los jaguares, después de una larga asamblea, optaron por refugiarse en la sierra madre Occidental, alejándose con tristeza del sur de las montañas rocosas, dejando ahí familia y camaradas, negándose a bajar hasta nuevo aviso, diciendo que todos los que quisieran unírseles serian bienvenidos. Ya no tendrían que protegerse unos a otros de los cazadores furtivos que iban en pos de sus ricas pieles, sino además, ahora tendrían que huir de los migrantes ilegales que cruzaban clandestinamente casi a diario y que a pedradas o resorterazos los agredían y atacaban; no solamente sufrirían las largas temporadas de sequías o los duros inviernos, no podrían ir a saludar a la familia que había quedado separada al otro lado de la enorme muralla de metal y de cemento que impedía siquiera contemplar sus vastas llanuras de Arizona, donde habían quedado cachorros, padres, parientes, amigos y novias.

Esa zona de Sonora, poco a poco quedó en silencio, solitaria y triste. La vida, hasta de los pequeños roedores, serpientes, lagartijas e insectos, parecía haber desaparecido por completo. Pasaron los años y el devastado, seco e inhóspito lugar, se volvió nido de leyendas misteriosas.

Alguna rara vez, algún cachorro de jaguar se atrevía a acercarse y al regresar a la sierra, narraba que había visto el fantasma de Carlitos Audaz Correcaminos (muerto hacía tiempo), que corriendo a gran velocidad en su forma etérea y fantasmal y sin detenerse, traspasaba aquel ignominioso muro.

Regresaban contando historias fantasmagóricas a los más pequeños, recordándoles no acercarse para nada a aquella zona misteriosa y llena de peligros, por donde alguna vez se había visto un objeto no identificado.

Cómo iban a saber que por el egoísmo y la soberbia del animal llamado "Hombre", se construyó, en medio de su preciado hábitat, ese “Muro de la Ignominia”, destruyendo así entre otras cosas, el equilibrio ecológico. Aquel animal, mamífero, bípedo y supuestamente el más inteligente de la creación, estaba empeñado en destruir el mundo que les pertenecía, aún antes de que él hiciera su aparición, con sus desechos, su basura y sus contaminantes, talando sus bosques, ensuciando su agua, antes cristalina y ahora, como si fuera un juego, construía un muro divisorio, que lo único que lograba, era colapsar su forma de vida, al separar a las familias hasta lograr su extinción, incluyendo a la propia familia humana.

Ellos, a los que el hombre llamaba animales, consideraban que su hábitat era el mismo en ambos lados de la frontera, pues no sabían nada de límites políticos. Los mismos miembros de una misma especie, tenían su hogar en ambos países, pues Sonora y Arizona compartían ecosistemas extraordinarios, que hacen posible la existencia de sus moradores, algunas criaturas, casi en extinción. La región que era rica en aves e insectos polinizadores, se vieron afectados. En la zona quedaban menos de 40 lobos mexicanos, ¿qué pasará con ellos? Este territorio fronterizo, posee una enorme riqueza ecológica y biológica; ¿qué pasará con todos los seres que tienen su hogar en ambos países y que dependen del cruce fronterizo o transito migratorio para su supervivencia? Se corre el enorme riesgo de que la segmentación, perjudique a muchas especies, e incluso las lleve a su extinción, como ha pasado con el berrendo sonorense, que está en grave peligro de desaparecer. ¿Qué les deparará el destino a todos ellos?

¡Alerta... alerta... si seguimos así, habrá que emigrar a otro planeta!

Editorial: They flee violence and are met with violence By Armando García




Little by little, the Central American migrants, most of them Hondurans, are arriving at the border between the United States and Mexico. At the city of Tijuana, they were greeted by the local population with slurs and insults.
This break, in a way, Mexico's tradition of giving refuge to foreigners who flee their countries. It will be the government’s policy or the internal politics of the authorities, but Mexicans in large part of them have shown signs of rejection and xenophobia, especially in social networks and finally shown in Tijuana.
They flee from violence in their countries and are greeted with violence, apart from shouting that, rocks have been thrown over their heads. The shelters are not enough, the food is scarce, the city is not prepared to accommodate them. On the US side, the border is guarded by the US patrol and elements of the US armed forces threatening not to let anyone in, by order of President Donald Trump.
But the violence also comes from both sides, if, indeed, the migrants have been attacked, and violence does not warn who throws the first stone, also the victims have responded with violence to their aggressors or to those who wish to help them by not pleasing them with what it is offered to them in good will.
Given this situation, the Mexicans, seeing their government provide little or much help to Central American migrants, they get upset because when they need help, their government ignores them.
Now, with the arrival of migrants to the border with the United States, what can you expect, if they do not give entry permits to those seeking refuge in the US? Only a misfortune. It is a time bomb that can explode at any time.
And, at any moment some will try to cross through the big door to request asylum. Others, to try to cross illegally. And the consequences may well be catastrophic if violence is started.

AMLO Y CLAUDIO BRES GARZA Por Javier Torrano


Image may contain: 4 people, people smiling, people standing and suit
Será el día primero de diciembre del 2018 cuando ante el poder legislativo tome protesta y tome posesión como Presidente Constitucional de nuestra Nación ese día el presidente EPN entregara la banda presidencial en un rito republicano significativo que le entrega las riendas y destino de la Republica Es en ese preciso instante que deja de ser presidente electo para ser presidente constitucional, asumiendo todas las facultades otorgadas por la constitución pero así mismo las obligaciones y responsabilidades que esto conlleva. Sin duda alguna recibe una Nación con graves problemas sociales ; violaciones a los derechos de los mexicanos y una oleada fe" migrantes" que sin duda alguna nos generara conflictos, con una oposición que al parecer no pretende negociar sino que todo indica que será contraria sistemáticamente, medios de comunicación y periodistas resentidos y demás. Y se encuentra con una nación con muchas expectativas, recordemos que fue el candidato presidencial con votación abrumadora. Viene el tiempo de pasar de los discursos a los hechos
En Piedras Negras tenemos también en pocos días el cambio de administración, los nigropetenses decidimos cerrar la puerta a la indiferencia y frivolidad política y social, dándole paso a la experiencia y seriedad, a la formalidad y solemnidad. Claudio Bres Garza tendrá sin duda alguna todo el apoyo para lograr a lo que se comprometió. Ya que desde mi punto de vista su campaña electoral fue de COMPROMISOS NO DE PROMESAS y seguramente sus palabras se convertirán en hechos EN HORABUENA A AMBOS Y QUE DIOS GUIE SUS PASOS Y SUS PENSAMIENTOS.






lunes, 12 de noviembre de 2018

NUESTRA AMERICA MAGAZINE VOL. XXVI # 11


Trump’s Illegal Ban on Asylum Seekers Solves Nothing


By by Royce Murray
In response to a much over-hyped caravan of migrants slowly trekking north through Mexico, the Trump administration announced new rules to block people from applying for asylum if they cross between the ports of entry along the Southern border. The rules take effect immediately, setting the stage for an utterly avoidable crisis that will put people’s lives at risk.
The asylum ban was made through two bureaucratic steps. First, the Department of Homeland Security and the Department of Justice jointly published an interim regulationthat creates a new bar to asylum.
President Trump then issued an accompanying proclamation that applies to anyone who has entered the United States along the Southern border between the ports of entry. Those who defy the proclamation will be denied the opportunity to seek asylum. The change does not apply to individuals who enter between ports of entry on the Northern border or to unaccompanied children who enter without a parent.
This asylum ban is illegal.
U.S. law clearly states that any person who arrives in the United States—whether or not at a port of entry—can apply for asylum.
Many individuals who enter between the ports of entry and seek asylum do so because their alternatives are limited. Some at imminent risk of grave harm are desperate to get protection from the closest possible place along the U.S. border—which may not be a port of entry.
Although the proclamation directs asylum seekers to ports of entry, many who have tried to approach an official port of entry have been turned away or told that the port is full. This generates weeks-long waits in precarious conditions on the Mexico side of the border. Those who cannot afford the risk of waiting often cross between the ports and immediately present themselves to a DHS official to ask for asylum.
Within hours of the proclamation’s announcement, advocates challenged the government’s issuance of the rules without providing the public advanced notice and an opportunity to comment on it, as well as the ways in which the asylum ban violates the clear letter of the law.
It is legal to seek asylum. Congress clearly established that it is legal to do so between the ports of entry. No stroke of the presidential pen can change that.
Instead of restricting asylum and placing people’s lives at risk, we have to strengthen pathways that allow for orderly migration and protection. Robust refugee processing will allow those fearing for their lives to apply from abroad and improved capacity of the Mexican asylum system will expand the availability of options.
Until root causes of violence and instability that make people flee are fully addressed, we should expect that deterrence measures like these will not prevent people at risk from seeking safe haven.

With help from people and the church in Mexico, refugee caravan pushes on

By Jan-Albert Hootsen


Refuge in Matías Romero, Veracruz. Photo by Jan-Albert Hootsen.Refuge in Matías Romero, Veracruz. Photo by Jan-Albert Hootsen.
Hopping off the trucks they hitchhiked on, hundreds of Central Americans chanted “Sí se pudo!” (“Yes we could!”) as they arrived in the small town of Sayula, in the eastern Mexican state of Veracruz, on Nov. 2.
The caravan of several thousands of Central American refugees, mostly Honduran, continues to push north to the U.S.-Mexican border. For weeks, the refugees have made headlines as a symbol of the grinding poverty and criminal violence in much of Central America. They have also become a factor in the U.S. midterm elections, as President Trump vows to deny them the chance to apply for asylum and describes the group as an “invasion.”
For the several thousand members of the caravan, the trip has now entered its second stage, which leads them through Veracruz and Puebla to Mexico City. Difficult circumstances along the way are threatening to scatter the group, which initially decided to travel together to protect themselves from organized crime, corrupt officials and immigration authorities. On Saturday and Sunday, Nov. 3 and Nov. 4, several groups decided to push onward as quickly as possible from Sayula to Puebla and even Mexico City, wary of the dark reputation of central Veracruz as a place where migrants often fall victim to criminal gangs.
Many were relieved to reach Sayula, after having spent the previous night in Matías Romero, a town in the neighboring state of Oaxaca. They had gathered there on a soccer field but were soon surprised by torrential rains that flooded the improvised encampment. Soaked and with nowhere to go, the group scattered over town, trying to find shelter at storefronts or homes.

There were complaints of younger men securing coveted spots on the trailers and flatbed trucks, while women, children and the elderly were forced to continue on foot.
There were complaints of younger men securing coveted spots on the trailers and flatbed trucks, while women, children and the elderly were forced to continue on foot. Photo by Jan-Albert Hootsen.

“It was dreadful. Everything was soaked,” said 45-year-old Honduran José Castellanos. He was sitting in front of a small orange tent by the side of the road in Matías Romero, surrounded by dozens of his compatriots.
“My wife and two sons are sleeping in the tent. They’re 3 and 4 years old,” he told America in a voice hoarse after spending hours in the rain. “They have a fever, but there’s no medical attention here.”
Many of the refugees America spoke with Thursday night in Matías Romero were apprehensive about the next day, when they would get up at 4 a.m. to continue their journey. The prospect before them was a grueling march of more than 60 miles on foot in the scorching heat of southern Mexico to Sayula. Several thousand managed to get there in less than 12 hours, however, as friendly truck and taxi drivers allowed them to hitchhike the entire distance.
Others were not so lucky and walked for miles, pushing strollers or carrying their children. There were complaints of younger men securing coveted spots on the trailers and flatbed trucks, while women, children and the elderly were forced to continue on foot.
Still, the sense of relief was palpable in Sayula, where aid groups, including several religious organizations, had hastily set up a large shelter at an abandoned market. There were showers, ambulances, improvised clinics, donated clothes, and food and water.
“The Mexicans have treated us well, thankfully,” said 17-year-old Yosselin Flores. “We’re not always welcome; in Matías Romero there was no one to provide attention, but we get food and water along the way, and people allow us to drive with them.”
Ms. Flores left her home in Minas de Oro, a small town in central Honduras, three weeks ago with her aunt and little sister, after she read on Facebook that a large group of refugees was gathering in San Pedro Sula to head to the United States. She told America she was fleeing poverty and threats from criminal gangs, and she hoped to be reunited with her father, who lives in Arizona.
“There’s no future for me in Honduras,” she said. “I want to study tourism, find a job and be independent. I know that wealth won’t fall from the sky in the U.S. You have to work hard, but with help from God I can make it there.”
Many members of the refugee caravan say that the generosity of Mexican citizens helps them keep moving to their destination, the U.S. border still some 1,500 miles to the north. They travel with little more than a backpack and perhaps the equivalent of a few dollars in their pockets. Along the way, they must watch out for human traffickers, organized crime colluding with corrupt law enforcement and Mexican immigration authorities. They face hunger, cold, and the possibility of deadly accidents, extortion, kidnapping and murder.
Some relief often comes from Mexican citizens offering to help along the way. A group of inhabitants of Jesús Carranza, a small town on the highway to Sayula, threw plastic bags of water to refugees hitchhiking on trailers and handed out plates of food to those passing by on foot.
“I didn’t like the idea of Central Americans coming here at first. There’s a lot of negative news about them on the radio,” Zuri Flores, 21, told America. “I changed my mind when I saw them. We’re poor here, but these people have even less.”
Other help comes from local church groups. In an Oct. 28 editorial in its weekly magazine Desde La Fe, the Mexico City Archdiocese called for the country to provide care and protection to the caravan.
“In the migration, numbers aren’t at stake, but human lives, as Pope Francis constantly reminds us,” the editorial said. “To the Catholic church, no human being is illegal and this legitimate demonstration of thousands of people seeking survival with a minimum of decency in their standard of living constitutes a cry of denunciation of the silent and inhumane displacement, as national bishops have said, who have not hesitated to mobilize to provide help to the migrants.”
Meanwhile, the response of Mexican authorities has been slow and confused. President Enrique Peña Nieto, in a statement released on Oct. 26, tried to convince the refugees to stay in the southernmost states of the countries, offering them a temporary ID to seek asylum in Mexico that would allow them to seek medical attention and their children to attend school. The consensus of the caravan was to reject the plan, dubbed “Estás en tu Casa” (“You’re at Home”).
Veracruz Governor Miguel Ángel Yunes Linares provoked outrage among caravan members on Nov. 2, after announcing in a video released on social media that the Central Americans could not stay in his state and would be offered transportation to Mexico City in 160 buses. Minutes later, in a stunning reversal, he retracted the offer and asked the refugees to stay in in Veracruz, citing the lack of water in Mexico City due to maintenance operations to the capital’s water system. Angered by the governor’s about-face, the caravan decided to move on. It is now not as large as the group that left Honduras three weeks ago.
“Walking 30 miles per day is very hard, especially for the children in the group,” Josué Martínez, a 26-year-old student, told America. Like many others, he said he had to flee Honduras after he was threatened by a criminal gang. “We try to stay together, but some are going faster than others.”

Jan-Albert Hootsen is America’s Mexico City correspondent.

¿Viven extraterrestres entre nosotros?

 Foto nhallow Por Larry G. Álvarez Un artículo reciente de Avi Loeb, un destacado astrofísico de Harvard, ha provocado un importante debat...