Sunday, June 28, 2009

Editorial : Hay que rechazar el regreso a la barbarie


Por Armando García


El secuestro del presidente de Honduras por un grupo de militares, no tiene justificación alguna. Por las características en que se desarrolló, es sin lugar a dudas, un golpe de estado.

El Congreso Hondureño, sin debatir alguna la forma la forma en que el Presidente Constitucional Manuel Zelaya Rosales fue sacado del país por militares, optó por decir que tiene en su poder una carta de renuncia del mandatario, aun a pesar que el Presidente Manuel Zelaya Rosales negó desde Costa Rica a medios informativos, que él haya escrito esa misiva al Congreso de su país.

De no ser cierta de renuncia de Zelaya, el Congreso entero debería renunciar por ampararse en un documento ilícito sin condenar la acción militar contra Zelaya.

El Congreso nombró a Roberto Micheletti como presidente provisional de Honduras hasta enero del 2010, pero de mantenerse en ese cargo, estará aislado del mundo, ya que los acontecimientos han sido condenados por la OEA, otros organismos internacionales y la mayoría de los gobiernos en el mundo.

Las acciones del Congreso Hondureño de destituir a Zelaya acusándolo de acciones inconstitucionales por promover una consulta popular, tienen el rostro claro de que el nuevo presidente sea protegido por los militares hasta que se realicen las elecciones en noviembre o se consiga que Zelaya recupere el poder que a punta rifles y bayonetas se le fue rebatado.

Hay que rechazar el regreso a la barbarie de militares golpistas que caracterizó a muchos países latinoamericanos en el Siglo XX. Las acusaciones que se le imputan a Zelaya, bien pudieron canalizarse dentro del país, y juzgarlo por el delito que sus opositores indican que él cometió

Pero es lógico pensar que la táctica golpista fue deshacerse de Zelaya y de su gabinete que se tuviera carta abierta para la juramentación de Micheletti. Honduras está dividida y tomará mucho tiempo en que se levante de esta crisis.

La solución inmediata es devolver al poder a Zelaya y que se arregle el asunto a través de las instituciones del estado.

Cartas al Editor

Apuntes para la agenda


Apúntelo en la Agenda, el calendario o donde sea, vale la pena.
El Planetario Internacional en Vancouver de la British Columbia Canadá,
ha calculado la precisión en la que Marte estará orbitando el (27-08-2009).

Pero lo más interesante de todo es que esto estaba predecido en un códice Maya

encontrado en la pirámide al lado del Observatorio Estelar en Palenque, en Chiapas, México.

Con este cálculo matemático Maya, ahora los Mayas son considerados como los Griegos de América y orgullo de México. Por lo menos cuatro o cinco generaciones de la humanidad no volveremos a ver este fenómeno natural. Muy poca gente lo sabe por el momento, esto fue publicado el lunes 11 de mayo 2009.


Dos Lunas en el Cielo


El 27 de Agosto, a medianoche y 30 minutos, mirar al cielo.
El planeta Marte será la estrella más brillante en el cielo, será tan grande como la luna llena. Marte estará a 55,75 millones de kilómetros de la Tierra.
¡No te lo pierdas! Será como si la Tierra tuviera dos lunas.
La próxima vez que este acontecimiento se producirá, está previsto para el año 2287.


Marce Hernández Nava

TEXAS-USA

REVIVING THE LATINO WORKFORCE: COMPLEX PROBLEMS DEMAND COMPREHENSIVE SOLUTIONS

Washington D.C. – The Labor Council for Latin American Advancement (LCLAA) released a critical White Paper entitled “Reviving the Latino Workforce: Complex Problems Demand Comprehensive Solutions” examining the role that Latino workers can play in revitalizing the U.S. economy, along with how policy makers, political leader and law-makers can best support them.

This White Paper offers a set of critical arguments to inter-relate the imperative of achieving the passage of progressive legislation like the Employee Free Choice Act, immigration and national health care reform combined with the national priority of an economic stimulus process that addresses both the priorities and needs of Latino workers - native-born and immigrant, including the undocumented. Although politically daunting, the priorities are ultimately complementary and merit immediate attention by both Congress and the Administration.

“The economic recession has impacted the entire nation, but when combined with other socio-economic factors, the Latino community, African-American community and other low-income groups have reached a critical mass. To address the complex needs of Latinos and to better integrate our nation, the economic stimulus plan alone will not suffice,” stated Dr. Gabriela D. Lemus, LCLAA’s Executive Director. “It is also important to engage in progressive policy reform in the areas of health care and immigration, and to target adult workforce retraining and unionization efforts such as the Employee Free Choice Act so as to better empower the community in its social, economic and political aspirations.”

“Reviving the Latino Workforce: Complex Problems Demand Comprehensive Solutions” is an effort to gain understanding of the impact that the current recession has had on the Latino community, in combination with other factors affecting the welfare, economic growth and political potential of this rapidly growing community. It offers a set of critical arguments to inter-relate the imperative of achieving the passage of progressive legislation with the national priority of an economic stimulus process that address the priorities and needs of Latino workers – whether native-born or immigrant, including the undocumented.

With an in-depth look of how even before the current recession, despite growing rates of productivity, working class people were not being adequately rewarded for their work. Wages were frozen; health care costs skyrocketed while access to health care benefits was reduced; and workplace violations went unchecked, a particularly troublesome trend for the Latino community because of the industrial sectors in which the overall workforce is concentrated (construction and meatpacking are two examples) and because its immigrant workforce is more vulnerable to employer abuses.

“LCLAA is committed to advancing the status of the Latino workforce and the Labor movement. When combined, the social and political force of the two can change the face of America as we know it,” said Milton Rosado, LCLAA’s National President. “Latino workers are a critical element to the revitalization of today’s U.S. economy. Labor is critical to the Latino community.”

The problems of unemployment are compounded by other social and economic realities. Latino and African-American communities are over-represented in the sub-prime loan pool and their communities are hardest hit by the mortgage crisis. For every $1 earned by a White household, Latino households earn just over 50 cents.

This White Paper offers various recommendations on how to enhance workers’ rights and improve working conditions for the youngest workforce in the U.S. - a median age of 25.8 years old. Latinos contribute significantly to the United States and are a vital part of the engine that drives its economy. The data are clear – the gap between rich and poor is widening, and certain communities—including Latinos— have been placed on the margins. If ever there was a time when private interests and social interests can be converged and harmful market forces can be corrected by public policy, this is it.

Comprehensive Immigration Reform

Washington, DC - The President, speaking few weeks ago at the Esperanza USA National Hispanic Prayer Breakfast in Washington, called on Congress to pass comprehensive immigration reform as "a fair, practical and promising way forward." Next week (6/25), the President is slated to meet with Congressional leaders in both parties to discuss ways to move forward on immigration reform. The following is a statement by Ali Noorani, Executive Director of the National Immigration Forum, a non-partisan, non-profit pro-immigrant advocacy organization in Washington.
Having the President firmly committed to comprehensive immigration reform puts pressure on Congress to act and move us forward on this issue. The President wants reform, the American people want reform, now it's time for Congress to catch up with the voters and pass a bill.
Comprehensive immigration reform that gets immigrants into the system and holds employers accountable will be a much easier lift for Congress that many people think because there is such consensus among the American people. The small knot of advocacy groups, broadcasters, and lawmakers who still hold out for the fantasy of mass expulsion or mass deportation of 12,000,000 people illegally in the country has dwindled. These opponents of reform will find it much more difficult to block progress towards a solution on immigration this time around.
Until Congress deals with immigration - makes taxpayers out of all immigrants, makes all employers follow the rules, and creates a functioning legal immigration system - everything else on the President's domestic agenda is vulnerable to being dragged down by failing to face reality about the presence of 12,000,000 undocumented immigrants. They are here, they are staying, and band-aids and symbolic gestures are not enough. Delaying action will only allow things to get worse.
Now is the time, this is the year, and this is the moment for a popular President to work with Congress to address a national issue in a way that benefits the American people and our economy.

Judge Orders Agency Action on immigration Detainees. Calls delay “egregious” and “unreasonable as a matter of law.”




NEW YORK – Citing “persistent and widespread” problems in the federal immigrant detention system, Judge Denny Chin recently ordered the Department of Homeland Security to respond within 30 days to a petition by immigration detainees and civil rights groups that seeks to improve detention conditions at facilities across the country.

The government’s immigration detention system, which has caused an as-yet unknown number of deaths in recent years and subjected thousands of immigrants to inhumane conditions, has been described by a Washington Post investigation as “a hidden world of flawed medical judgments, faulty administrative practices, neglectful guards, ill-trained technicians, sloppy record-keeping, lost medical files and dangerous staff shortages.” Internal governmental reports agree.

Judge Chin said that the government’s delay in responding to these problems was unlawful. “DHS’s nearly two-and-one-half year delay in deciding plaintiffs’ petition is unreasonable as a matter of law,” he held. “Plaintiffs’ claim clearly implicates concerns of human health and welfare, making DHS’s delay in responding to the petition that much more egregious.”

Immigration detention is a non-criminal, civil custody system that often includes refugees seeking shelter from political persecution, women, children, and the elderly.

“We are thrilled that the district court recognized that the Department of Homeland Security is not above the law,” said Dan Kesselbrenner, executive director of the National Immigration Project of the National Lawyers Guild (NIP NLG), a plaintiff in the suit. “We hope the Obama administration will use this opportunity to provide enforceable detention standards, which would be consistent with its stated goal of promoting accountability in government.”

Although DHS subcontracts with approximately 400 private facilities and state and local jails to house the detained immigrant population, and there are no binding regulations that govern the conditions of those facilities—unlike other federal incarceration systems. In an effort to alleviate the crisis, a wide coalition of immigrants and immigrant advocacy organizations led by the National Immigration Project, petitioned DHS in January of 2007, requesting that the Department initiate a public rulemaking process and promulgate comprehensive, binding rules to ensure that all subcontracted facilities meet minimum health and safety standards.

After DHS failed to even acknowledge the petition for over a year, the New York-based organization Families for Freedom and the NIP NLG, along with Camal Marchabeyoglu and Rafiu Abimbola, two former immigration detainees, filed suit against the government to compel consideration of the request for uniform regulations.

Judge Chin gave the government 30 days to respond to the petition.

Congresswoman Lucille Roybal-Allard has introduced legislation that would mandate better oversight of detention facilities, give currently unenforced standards the binding power of law, and enhance immigrants’ access to medical care, telephones, and protection from prison violence.

The plaintiffs are represented in their suit by law students Anand Balakrishnan, Ady Barkan, Anjali Dalal, Jeff Kahn, and Lindsay Nash, and supervising attorney Michael J. Wishnie, of the Jerome N. Frank Legal Services Organization, the clinical program at Yale Law School. The underlying petition for rule-making was prepared in 2006 by students in Prof. Wishnie’s administrative law class at NYU School of Law.

DISCURSO DEL PRESIDENTE CON MOTIVO DEL DESAYUNO HISPANO NACIONAL DE ORACIÓN

Por J.W. Marriott


PRESIDENTE OBAMA: Gracias. Buenos días.

PÚBLICO: Buenos días.

PRESIDENTE OBAMA: [...] Quiero darle las gracias al reverendo Cortes por su maravillosa presentación y la maravillosa oración por mí y por mi familia. Deseo darle las gracias también a Esperanza, y a todos ustedes que trabajaron tan arduamente para hacer realidad el Desayuno Hispano Nacional de la Oración. También quiero unirme para rendir homenaje al trabajo de Adolfo Carrión Sr. en este fin de semana del Día del Padre, [aplausos], sé que el hijo de mi director de Asuntos Urbanos, el hijo de Adolfo, está particularmente orgulloso de su padre. También quiero darles las gracias a todos ustedes por el trabajo que hacen cada día. Por medio del servicio que prestan a sus comunidades, representan lo mejor de nuestro país y es un honor para mí estar aquí esta mañana para orar con ustedes.

En un momento en que no nos faltan desafíos para ocupar el tiempo es incluso más importante dar un paso a la reflexión, dar las gracias y buscar consejo los unos en los otros, pero lo más importante, es buscarlo en Dios. Eso es lo que hemos venido a hacer aquí.

Empezamos dando las gracias por el legado que nos permite reunirnos. Puesto que fue la idea genial de los fundadores de Estados Unidos proteger la libertad religiosa para todos, y la de no practicar ninguna religión. Por ello al unirnos en oración recordamos que este es un país de cristianos y musulmanes y judíos e hindúes y no creyentes. Esta libertad es lo que permite que las creencias florezcan dentro de nuestras fronteras. Esta libertad es la que hace más fuerte a nuestro país.

Para todos nosotros que nos apoyamos en la fe como fuerza que nos guía en nuestras vidas, la oración tiene muchos propósitos. Para muchos es fuente de apoyo en los momentos difíciles. El presidente Lincoln, a quien mencionó el reverendo Cortés, dijo una vez: "He caído de rodillas muchas veces por la convicción insuperable de que no podía hacer nada más", y aunque los desafíos que he afrontado yo son mínimos en comparación con los que Lincoln encaró, más de una vez en los pasados cinco meses me ha envuelto la misma convicción.

Sin embargo, la oración es más que un último recurso. La oración nos ayuda a buscar el sentido de nuestras propias vidas y nos ayuda a encontrar la visión y la fortaleza para mirar al mundo que deseamos construir; y de eso es de lo que me gustaría hablar durante unos minutos hoy.

Al mirar a este público, me recuerda el poder de la fe en Estados Unidos: la fe en Dios y la fe en la promesa de un gran país. Cada uno de nosotros proviene de lugares muy distintos. Nuestras raíces se remontan a diferentes países y representamos un amplio espectro de creencias personales y políticas, pero todos oramos a Dios. Todos compartimos la determinación de construir un futuro mejor para nuestros hijos y nietos. Y ello debe ser un punto de partida para los puntos en común y para el Estados Unidos que deseamos construir.

Como algunos de ustedes, soy hijo de un padre que vino aquí en busca de un futuro más prometedor; y aunque sea el primer presidente afro estadounidense, no hay nada único ni extraño respecto a las oportunidades que este país me dio. Al contrario, al igual que otras generaciones de estadounidenses, pude contar con la promesa básica de que no importa el aspecto que uno tenga, o de donde venga, Estados Unidos le dejara llegar a uno tan lejos como sus sueños y su arduo trabajo se lo permitan.

Y esta es la promesa que yace en el corazón de la historia estadounidense. Es una historia que muchos de ustedes comparten: clérigos y miembros del Congreso; líderes empresariales y organizadores comunitarios. Es la historia de cada niño que tiene la oportunidad de avanzar más en la vida de lo que lo hicieron sus padres, es la historia de cada niña que pudo surgir de viviendas públicas para llegar a ser designada como candidata a juez del más alto tribunal del país [aplausos], y tengo confianza en que la historia que un día contará el primer presidente hispano de los Estados Unidos de América. [Aplausos].

Sabemos que hay mucho más trabajo por hacer para ofrecer la promesa de una vida mejor para nuestros hijos y nietos. En todo lo que hacemos, debemos guiarnos por el simple mandato que une a todas las grandes religiones: Ama al prójimo como a ti mismo.

En el siglo XXI, hemos aprendido que esta verdad es central no sólo para nuestras propias vidas, sino para nuestro éxito como país. Si nuestros niños no pueden tener la educación de primer orden que necesitan para tener éxito, entonces Estados Unidos no podrá competir con otros países. Si nuestras familias no pueden permitirse cuidar de su salud, entonces los costos subirán para todos nosotros: individuos, empresas, y gobierno. Si la gente de la casa de al lado no puede pagar su hipoteca y la gente de la ciudad no puede encontrar trabajo, entonces ese sufrimiento se traspasa a otras partes de nuestra economía.

Y esta es la razón por la que estamos aquí en nombre del futuro que deseamos crear, uno en que todos nuestros niños vayan a las mejores escuelas, nuestra gente pueda ir al trabajo y ganarse la vida, y todas nuestras familias se puedan permitir el cuidado de la salud y la prosperidad se amplíe a todas las personas. Juntos debemos crear un futuro en que la promesa de Estados Unidos se mantenga para una nueva generación.

También sabemos que mantener esta promesa implica mantener la tradición de Estados Unidos como un estado de derecho y un país de inmigrantes. Estas cosas no son contradictorias sino complementarias. Esta es la razón por la que estoy determinado a aprobar una reforma integral de la inmigración durante mi presidencia de Estados Unidos. [Aplausos].

El pueblo estadounidense-- el pueblo estadounidense cree en la inmigración, pero también cree que no podemos tolerar una situación en la que la gente llegue a Estados Unidos violando la ley, ni podemos tolerar a empleadores que exploten a trabajadores indocumentados para reducir los salarios. Esta es la razón por la que tenemos que tomar medidas para fortalecer la seguridad fronteriza, y debemos apoyarnos en estos esfuerzos. Debemos también aclarar el estatus de millones que están aquí ilegalmente, muchos que se han arraigado. Para aquellos que desean hacerse ciudadanos, debemos exigirles que paguen una penalidad y que paguen impuestos, que aprendan inglés, que vayan y se pongan en la fila, detrás de todos aquellos que siguen las reglas. Esta es la manera de avanzar de forma justa, práctica y prometedora y esa es la razón por la que estoy decidido a aprobar [una reforma] mientras sea presidente de Estados Unidos. [Aplausos].

No debemos olvidar que una y otra vez, la promesa de Estados Unidos ha sido renovada por emigrantes que hicieron su historia parte de la historia de Estados Unidos. Lo vemos en todos los estados de nuestro país. Lo vemos en nuestras familias y en nuestros vecindarios. Como presidente, es un honor para mí verlo demostrado en los hombres y mujeres que llevan el uniforme de Estados Unidos.

El mes pasado, tuve el honor de recibir a un grupo de soldados como ciudadanos por primera vez. En ese grupo, había caras de todas partes del mundo, y un hombre de Nicaragua, Jeonathan Zapata, había esperado toda la vida para servir a nuestro país, a pesar de no ser todavía ciudadano. "Al servir en el ejército", dijo, "también devuelvo algo a Estados Unidos". Lo ha hecho en Afganistán, e incluso ayudó a tripular la aeronave 400.000 que aterrizó en el portaaviones USS Kitty Hawk.

Y la historia de Jeonathan tampoco es única. Es parte de un legado orgulloso del servicio. Durante generaciones, los estadounidenses de origen hispano han servido con gran dedicación y valor, y ahora hay casi 150.000 estadounidenses de origen hispano que sirven a nuestra bandera, y hoy estamos orgullosos [aplausos], hoy estamos orgullosos de dar la bienvenida a algunos de estos guerreros que están heridos y se recuperan en Walter Reed. Les ruego que se unan a mí en homenaje a su servicio y les mantengan, igual al que al resto de nuestras tropas, en sus pensamientos y sus oraciones. [Aplausos].

Estas tropas han dedicado sus vidas a servir a conciudadanos estadounidenses. Su ejemplo, como el de todos aquellos hombres y mujeres que llevan el uniforme, debería desafiarnos para que nos preguntemos qué más podemos hacer para servir a nuestras comunidades y nuestros países, porque la mayor responsabilidad que tenemos es la de la conciudadanía.

Ese es el espíritu que tenemos que crear; ese es el Estados Unidos que pretendemos lograr, y para ello, debemos mirar por encima de nuestras divisiones para servir las esperanzas y sueños que tenemos en común. Debemos dar vida a la creencia fundamental de que somos el guardián de nuestros hermanos y hermanas.
Las escrituras nos lo dicen, " Ciertamente muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas". Hoy, oremos por la fortaleza de hallar la palabra en nuestros corazones y por la visión de un Estados Unidos que podamos construir juntos como un país y como un pueblo.

Gracias por su alianza. Gracias por sus oraciones. Que Dios les bendiga y que bendiga a los Estados Unidos de América.

Tuesday, June 2, 2009

EE.UU. y Cuba acuerdan reanudar conversaciones sobre inmigración y correo directo

Por Merle David Kellerhals Jr.

Washington - Funcionarios cubanos indicaron a Estados Unidos que desean reanudar las conversaciones sobre inmigración legal de cubanos a Estados Unidos y reanudar el servicio de correo directo entre los dos países, dijo un funcionario estadounidense de alto nivel.

Los cubanos indicaron también que desean sostener conversaciones con Estados Unidos en materia de tráfico de drogas, lucha contra el terrorismo y preparación y respuesta ante huracanes y desastres, dijo el funcionario de alto nivel del Departamento de Estado durante una sesión informativa celebrada el 31 de mayo.

Todavía habrá que fijar la fecha y la hora de las reuniones, dijo el funcionario. Previas conversaciones con los cubanos rotaron entre Nueva York y La Habana.

El gobierno cubano envió una respuesta el 30 de mayo a la oferta hecha el 22 de mayo para reanudar las conversaciones sobre inmigración suspendidas durante largo tiempo. El presidente Bush suspendió en 2003 estas conversaciones.

La apertura sigue a las medidas emprendidas por el presidente Obama cuando anunció el 13 de abril que Estados Unidos permitiría que los estadounidenses de origen cubano viajen sin restricciones así como envíen transferencias monetarias a familiares en Cuba. Los estadounidenses de origen cubano también pueden enviar ropa, instrumentos de higiene personal, semillas, aparejos pesqueros y otros artículos de necesidad personal a miembros de la familia. Las empresas podrán obtener licencias para vender servicios de telefonía celular, televisión y computadoras a los cubanos y se permitirá que los familiares en Estados Unidos paguen por ello.

El alto funcionario del Departamento de Estado dijo que este organismo ha empezado a coordinar con el Servicio Postal de Estados Unidos el inicio de conversaciones sobre servicio de correo directo.

En cuanto a la inmigración legal, Estados Unidos otorga alrededor de 20.000 visados al año a cubanos para que viajen a Estados Unidos, dijo el funcionario. "Nuestra meta siempre ha sido la emigración legal, segura y ordenada", manifestó.

"El presidente Obama dejó bien sentado en Trinidad y Tobago (en la Quinta Cumbre de las Américas) que tenía la intención de crear un nuevo tipo de relación con Cuba en la que hubiera espacio para el diálogo", dijo el funcionario. "Esperamos que en el ámbito de la (Organización de los Estados Americanos) u otras organizaciones internacionales se apoye y estimule este desarrollo, y no se emprenda su obstaculización".

La secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton asistirá a la reunión de la 39 Asamblea General de la OEA en Honduras el 2 de junio. Un asunto significativo que empezó a surgir en la Cumbre de las Américas es que se permita a Cuba reingresar en la organización regional. La OEA expulsó a Cuba en 1962 después de que el régimen de Fidel Castro se uniera al bloque de países comunistas.

Clinton ha dicho que Estados Unidos apoyaría la readmisión de Cuba en la OEA cuando su gobierno acepte principios democráticos. "Tienen que estar dispuestos a dar los pasos necesarios concretos para cumplir estos principios. Hemos dejado muy claro lo que son: Movilizarse hacia la democracia, liberar a los prisioneros políticos, respetar las libertades fundamentales", declaró Clinton ante el Congreso.

ENFOQUE DE DOS CARRILES

Estados Unidos ha emprendido un enfoque de dos carriles para mejorar las relaciones con Cuba, dijo el funcionario del Departamento de Estado. El primero es trabajar en mejorar el bienestar del pueblo cubano y mejorar sus relaciones con el resto del mundo, dijo.

"Ello implica eliminar las restricciones a los viajes de los familiares y las remesas, eliminar las restricciones al envío de paquetes de regalo y solicitar al Departamento de Hacienda que revise los reglamentos en lo que se refiere a la participación de Estados Unidos en telecomunicaciones en el sector cubano de las telecomunicaciones", indicó el funcionario.

El segundo carril es entre los dos gobiernos, dijo. "La idea es identificar áreas de diálogo que sean beneficiosas mutuamente para ambos países", dijo. "Y comenzamos en un punto conocido para ambos países, las conversaciones sobre emigración, e importante para ambos países"

El partido republicano es mejor que esto

Por Janet Murguía


La nominación de la jueza Sonia Sotomayor para la Corte Suprema de EE.UU. fue un momento histórico y de orgullo para los latinos que viven en Estados Unidos, y para el país en general. Aunque como comunidad latina estamos orgullosos de su nombramiento, también estamos sorprendidos y nos sentimos descorazonados por la reacción visceral generada en muchos miembros del partido Republicano. Su origen étnico, claramente ha demostrado ser una tentación para aquellos que promueven el odio y el extremismo. En lugar de ver su currículum judicial, han creado un alboroto desenfrenado llegando a lo absurdo.

Mark Krikorian del Centro de Estudios de la Inmigración —el “centro de pensamiento” de los grupos anti-inmigrante del supremacista blanco John Tanton— y sus cuates del National Review online están fuera de sí porque la jueza Sotomayor tuvo la osadía de pronunciar su propio apellido correctamente. Básicamente dijeron que si ella fuera una verdadera estadounidense, lo pronunciaría de una manera diferente.

En un artículo aparecido en el periódico The Hill, los mismos republicanos están, en sus mismas palabras, “preocupados” de que el amado arroz con gandules y otras delicias puertorriqueñas pudieran nublar la toma de decisiones judiciales de Sotomayor. La comentarista conservadora Debbie Schlussel la llamó “Judge J-Lo” y sugirió que estaba tan capacitada como la conocida cantante para estar en la Corte Suprema.

Éste, sin embargo, ha sido el peor.

Tom Tancredo, ex-congresista, candidato presidencial fracasado y extremista anti-inmigrante, afirmó que la jueza Sotomayor es “racista”, y siendo incapaz de proporcionar una pizca de evidencia que respalde dicha afirmación, Tancredo estalló en CNN diciendo que Sotomayor pertenece al “KKK latino”.

Tancredo se refería a mi organización, el Consejo Nacional de La Raza, una organización nacional de apoyo y defensa de los derechos civiles de los latinos, que fue fundada hace 40 años y que trabaja con otras organizaciones comunitarias de todo el país, para ayudar a que las familias latinas alcancen el Sueño Americano. Tal caracterización es ofensiva, vergonzosa y una auténtica cachetada en la cara de mis antecesores, los cuales marcharon con el Dr. Martín Luther King, Jr. para garantizar los derechos civiles de todos los estadounidenses.

El NCLR ha sido reconocido como una de las diez mejores organizaciones sin fines de lucro del país y alabada por congresistas de ambos partidos. Desde nuestra fundación, hemos trabajado mano a mano con otras organizaciones nacionales de derechos civiles de manera bipartidista para mejorar la vida de todos los estadounidenses.

Plantear interrogantes y preocupaciones sobre los 17 años como magistrado de Sotomayor es legítimo. Recurrir a los estereotipos anticuados, a la difamación, y a la falsedad, no lo es; es reprochable no sólo para los hispanos y las comunidades de color, sino para todos los estadounidenses.

La comunidad hispana siempre ha sido diversa tanto en puntos de vista como en política. Nunca nos hemos inclinado más por un partido que por otro. Si bien aplaudimos el llamado a una discusión cívica del Senador John Cornyn, la burda caracterización de la jueza Sotomayor y el silencio ensordecedor del liderazgo republicano, están dejando a muchos integrantes de nuestra comunidad con una imagen inquietante del Partido Republicano. Hay mucho en juego, incluidos nuestros votos.

Como organización que ha sido anfitriona de los candidatos presidenciales y ha reconocido los logros de los miembros del Congreso y del Senado de ambos partidos, apelamos al presidente del Comité Nacional Republicano, Michael Steele; al Líder de la Minoría en la Cámara de Representantes del Congreso, John Boehner; y al Líder de la Minoría del Senado, Mitch McConnell a denunciar estas afirmaciones y a restaurar el proceso de nominación de la juez Sotomayor con un discurso cívico y más apropiado.

Todos sabemos que las nominaciones para la Corte Suprema se politizan, incluso cuando el nominado está tan capacitado como la jueza Sonia Sotomayor. Sin embargo, eso no quiere decir que los políticos tengan carta blanca para atacar al nominado únicamente bajo premisas de raza o etnia. Enfrenten a los agresores. Defiendan a su partido. Defiendan lo que es mejor para los Estados Unidos, porque nosotros – y el partido republicano – somos mejor que esto.

Análisis a Fondo: La guerra sucia continuará; le conviene a Washington

Foto proporcionada por el autor. No lo dejaran gobernar, le dije a Olivia en el 2019   Ahora lo acusan de ser financiado por los narcos ...