jueves, 28 de julio de 2011

Richard Chavez a Mexican American leader, who designed the UFW Flag, passed away

Photo by LAGA




by Jaime Martinez


The Cesar E. Chavez Legacy and Educational Foundation in San Antonio, Texas, mourns the passing of one of the greatest fighters, who fought for the dignity and justice in the fields, alongside his brother Cesar E. Chavez, Dolores Huerta for the "forgotten people" the farm workers. The struggle in the fields is well documented, and history was made in 1962 at the Farm workers founding convention in an abandoned theatre in Fresno California when Cesar E. Chavez unveiled the UFW Flag which was designed by his brother Richard Chavez. We members of the Cesar E. Chavez Legacy and Educational Foundation ask our community to take a moment of silence and pray for the Chavez family. We are saddened by this great loss. Richard Chavez came to San Antonio, Texas several times to our Cesar E. Chavez March for Justice and served as our Grand Marshal for the Cesar E. Chavez March for Justice in 2006.


Richard Chavez began his activism in the early 1960's as a journeyman carpenter, he dedicated quality time during the week and weekends helping his brother Cesar E. Chavez as an organizer for the dream they had organizing a union for the farm workers which later became the United Farm workers Union of America. The Chavez family grew up on their small family homestead in the North Gila River Valley outside of Yuma, AZ. When the family lost their the family farm during the great depression they became migrant workers and labored beside each other as children in the California fields.


Richard began his activism with Cesar Chavez in the Community Service Organization, then the most effective Latino organization civil rights group in California, in 1952, and was president of the Delano CSO chapter, which he helped form.

He was involved over the years in organizing boycotts of California table grapes and other products in New York and Detroit. He also went to the United Kingdom and spoke in Parliament about the grape boycott, which according to the Harris polls surveys, 17 million people joined the Grape Boycotts, during the 60's and 70's. Richard Chavez was in charge of administrating union contracts in 1970, and later negotiated UFW agreements and over saw union bargaining . Richard was first elected to the UFW executive board in 1973.


After his retirement from the UFW remained active . He designed and built the simple wood coffin for his brother Cesar E. Chavez that was carried throughout Delano, for the funeral of his brother Cesar. I attended the funeral April 29, 1993, 50,000 people came to pay tribute to the Chavez family, including Ethel Kennedy and her family, Pope John Paul II, President Bill Clinton, and others.


Richard Chavez will be remembered in all of us as a great leader who fought for social and economic justice for the poor and the farm worker and economically disadvantage. I kept Ricard Chavez informed about the Durango St. name change and was very happy that San Antonio, Texas will join other cities throughout the country in honor of his brother, St name Cesar E. Chavez Boulevard. The Cesar E. Chavez Sevice Center will have a memorial in the near future in his honor.

jueves, 12 de mayo de 2011

Discurso Obama sobre inmigración y seguridad fronteriza


¡Hola, El Paso! Es un gusto volver a estar aquí con ustedes y volver a estar en
el Estado de la Estrella Solitaria. Me encanta venir a Texas. Incluso las
bienvenidas son grandiosas aquí. Entonces para mostrarles mi agradecimiento,
quise pronunciar un discurso importante sobre política... al aire libre...
al mediodía, en un día soleado y caluroso.

Espero que todos se hayan echado protector solar.

Ahora bien, hace aproximadamente una semana, pronuncié el discurso de
graduación en Miami Dade Community College, una de las instituciones superiores
de mayor diversidad en el país. Los egresados se sentían orgullosos de que su
promoción tenía raíces en 181 países del mundo. Muchos de los estudiantes
mismos son inmigrantes que vinieron a Estados Unidos con poco
más que los sueños de sus padres y la ropa que llevaban puesta. Algunos solo se
enteraron de adolescentes o adultos de que eran indocumentados. Pero trabajaron
duro y se esforzaron al máximo, y se hicieron merecedores de esos diplomas.

Durante la ceremonia, desfilaron por el estado 181 banderas, una por cada país
representado. Los egresados y familiares con raíces en esos países aplaudieron
cada una de ellas. Pero luego quedó a la vista la última bandera, la bandera
estadounidense. Y la sala estalló en aplausos. Toda persona en el auditorio
vitoreó. En efecto, los padres, abuelos -o los mismos egresados- provenían de
todos los rincones del mundo. Pero fue aquí que encontraron oportunidades y
tuvieron la posibilidad de hacer un aporte al país donde viven.

Fue un recordatorio de una idea simple, tan antigua como el propio Estados
Unidos. E pluribus, unum. Uno, entre muchos. Nos definimos como una nación de
inmigrantes, una nación que acoge a quienes están dispuestos a adoptar los
preceptos de Estados Unidos. Por eso, millones de personas, los antepasados de
muchos de nosotros, enfrentaron dificultades y grandes peligros para venir
aquí, para poder tener la libertad de trabajar y practicar su
religión y llevar su vida en paz. Los inmigrantes asiáticos que llegaron a la
isla Ángel de California. Los alemanes y escandinavos que se establecieron en
toda la región del medio oeste. Las olas de inmigrantes irlandeses, italianos,
polacos, rusos y judíos que se inclinaron sobre la barandilla para poder ver
por primera vez la Estatua de la Libertad.

Este flujo de inmigrantes ha ayudado a hacer que este país sea más sólido y más
próspero. Podemos señalar el genio de Einstein y los diseños de I. M. Pei, los
relatos de Isaac Asimov y los sectores industriales enteramente desarrollados
por Andrew Carnegie.

Y también me vienen a la mente las ceremonias de naturalización que hemos
tenido en la Casa Blanca para miembros de las Fuerzas Armadas, las cuales han
sido muy inspiradoras.

Aunque todavía no eran ciudadanos, estos hombres y mujeres se alistaron para
servir. Uno de ellos era un joven llamado Granger Michael de Papúa Nueva
Guinea, un infante de Marina que ha sido enviado tres veces al frente en Irak.
Dijo lo siguiente sobre hacerse ciudadano estadounidense. "Tiene sentido.
Amo a este país". A los infantes de Marina no les gusta hablar mucho. Otro
fue una muchacha llamada Perla Ramos. Nació y se crió en México,
vino a Estados Unidos poco después del 11 de septiembre y se incorporó a la
Marina. Afirmó, "siento orgullo por nuestra bandera... y la historia que
redactamos día tras día".

Esa es la promesa de este país: que cualquiera puede escribir un nuevo capítulo
de nuestra historia. No importa de dónde vienes; lo que importa es que creas en
los ideales de nuestra fundación; que creas que todos nosotros somos iguales y
merecemos la libertad de ir en pos de la felicidad. Que al adoptar a Estados
Unidos, puedes ser estadounidense. Y eso nos enriquece a todos.

Al mismo tiempo, sin embargo, nos encontramos en la frontera hoy porque también
reconocemos que ser una nación de inmigrantes conlleva ser un estado de
derecho. Ese también es nuestro patrimonio. Esto también es importante. Y el
hecho es que a menudo hemos tenido dificultad para dictar medidas sobre a
quiénes se permite y a quiénes no se permite ingresar a este país. A veces ha
habido temor y resentimiento hacia los recién llegados, particularmente durante
períodos de dificultad económica. Y ya que estos asuntos están relacionados con
convicciones muy arraigadas -sobre quiénes somos como pueblo, sobre lo que
significa ser estadounidense- estos debates a menudo suscitan emociones
fuertes.

Es por eso que se nos ha hecho difícil reformar nuestro ineficaz sistema de
inmigración. Cuando un asunto es tan complejo y suscita emociones tan fuertes,
es más fácil para los políticos posponer el problema hasta las próximas
elecciones. Y siempre hay más elecciones. Por eso hemos visto muchas
acusaciones y politiquería y retórica mordaz. Hemos visto que esfuerzos de
buena fe de parte de líderes han sucumbido a las acostumbradas manipulaciones
de Washington. Y mientras tanto, hemos visto las
consecuencias cada vez mayores de décadas de inacción.

Hoy en día, hay aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados en
Estados Unidos. Algunos cruzaron la frontera ilegalmente. Otros evitaron las
leyes de inmigración al permanecer aquí después del vencimiento de su visa.
Independientemente de cómo vinieron, la gran mayoría de estas personas
simplemente está tratando de ganarse la vida y mantener a su familia. Pero han
trasgredido las normas y se han colado en la fila. Y lo cierto es que la
presencia de tantos inmigrantes ilegales es una burla para todos aquellos que
están tratando de inmigrar legalmente.

Además, debido a que los inmigrantes indocumentados viven en la clandestinidad,
son vulnerables a empresas inescrupulosas que evaden impuestos, les pagan a los
trabajadores menos del sueldo mínimo o velan a medias por su salud y seguridad.
Esto pone en injusta desventaja a las empresas que cumplen con las normas y a
los estadounidenses que exigen con razón el sueldo mínimo, pago por horas
extraordinarias o un lugar seguro para trabajar.

Pónganse a pensar. En la última década, incluso antes de la recesión, las
familias de clase media pasaban apuros para mantenerse, ya que los precios
aumentaban pero los salarios no. Lo estamos volviendo a ver con el precio de la
gasolina. Pues, una manera de darle solidez a la clase media es reformar
nuestro sistema de inmigración, de manera que deje de haber una enorme economía
clandestina que explota una fuente barata de mano de obra y a la vez hace que
los salarios de todos los demás bajen. Quiero que los ingresos de las familias
de clase media vuelvan a subir. Quiero que la prosperidad en este país sea
generalizada. Por eso, la reforma de la inmigración es un imperativo económico.

Además, la reforma también ayudará a hacer que Estados Unidos sea más
competitivo en la economía mundial. Hoy en día, les otorgamos visas a
estudiantes de todo el mundo para que obtengan grados de ingeniería y
computación en nuestras principales universidades. Pero nuestras leyes los
desalientan de usar esas destrezas para iniciar una empresa o aportar a un
nuevo sector aquí en Estados Unidos. Entonces, en vez de capacitar a
empresarios para generar empleos en nuestro país, los capacitamos para generar
empleo para nuestra competencia. Eso no tiene sentido. En un mercado mundial,
necesitamos todo el talento que podamos conseguir, no solo para beneficiar a
esas personas, sino porque sus contribuciones beneficiarán a todos los
estadounidenses.

Consideren los casos de Intel y Google y Yahoo e eBay: grandes
empresas estadounidenses que han generado innumerables empleos y nos han
ayudado a ser líderes del mundo en sectores de alta tecnología. Cada una de
ellas fue fundada por un inmigrante. Pues, no queremos que el próximo Intel o
Google se origine en China o India. Queremos que tales empresas y empleos se
forjen en Estados Unidos. Bill Gates lo entiende. "Estados Unidos
descubrirá que es mucho más difícil mantener su ventaja competitiva", afirmó,
"si excluye a quienes pueden y están dispuestos a ayudarnos a
competir".

Es por este motivo que empresas en todo Estados Unidos están exigiendo que
Washington finalmente cumpla con su responsabilidad de resolver el problema de
inmigración. Todos reconocen que el sistema no está funcionando bien. La
cuestión es, ¿contamos con la voluntad política para hacer algo al respecto? Y
es por eso que hoy estamos aquí en la frontera.

En años recientes, entre los mayores impedimentos para la reforma estaban
cuestiones de seguridad fronteriza. Son inquietudes legítimas; es cierto que
una falta de personal y recursos en la frontera, combinada con el atractivo de
empleos y la aplicación poco pensada de la ley una vez que las personas estaban
dentro del país, contribuyeron a que un número cada vez mayor de personas
indocumentadas vivan en Estados Unidos. Y estas inquietudes contribuyeron a que
se disolviera una coalición bipartidista que constituimos cuando era senador
federal. En años posteriores, el estribillo común ha sido "primero la
frontera" incluso entre quienes anteriormente respaldaban la reforma
integral de la inmigración.

Pues bien, en los últimos dos años hemos respondido a sus inquietudes. Con el
liderazgo de la secretaria Napolitano, hemos aumentado la seguridad fronteriza
más de lo que se creía posible. Querían más agentes en la frontera. Pues ahora
tenemos más efectivos en el terreno en la región sudoeste que en ningún otro
momento de nuestra historia. La Patrulla Fronteriza cuenta con 20,000 agentes,
más del doble de los que había en el 2004, un incremento que se inició bajo el
Presidente Bush y que hemos continuado. Querían vallas. Pues prácticamente
todas las vallas están en su sitio.

Y hemos hecho mucho más que eso. Hemos aumentado al triple el número de analistas
de inteligencia que trabajan en la frontera. He puesto en uso aeronaves no
tripuladas para patrullar el espacio aéreo desde Texas a California. Hemos
forjado una alianza con México para combatir las organizaciones criminales
transnacionales que afectan a ambos países. Y por primera vez estamos
inspeccionando 100 por ciento de la carga ferroviaria camino al sur, para
confiscar armas y dinero en esa dirección, a la vez que combatimos las drogas
camino al norte.

Entonces, hemos hecho mucho más de lo solicitado por los mismos republicanos
que dijeron que respaldaban una reforma más extensa siempre que realmente se
velara por el cumplimiento de la ley. Sin embargo, a pesar de que hemos
respondido a estas inquietudes, sospecho que habrá quienes traten de imponer
nuevas condiciones, una vez más. Dirán que necesitamos tres o cuatro veces más
personal de la patrulla fronteriza. Dirán que necesitamos una valla más alta
para respaldar la reforma.

¿Tal vez dirán que necesitamos un foso circundante? ¿O caimanes?

Nunca estarán satisfechos. Y lo comprendo. Así es la política.

Pero el hecho es que las medidas que hemos implementado están produciendo
resultados. En los últimos dos años y medio, hemos confiscado 31 por ciento más
drogas, 75 por ciento más dinero en efectivo y 64 por ciento más armas que
antes. Al intensificar las patrullas, se han reducido las capturas a lo largo
de la frontera en casi 40 por ciento con relación a hace dos años. Eso
significa que menos personas están tratando de cruzar la frontera ilegalmente.

Además, a pesar de muchos reportajes con tono urgente que han calificado de
peligrosos a lugares como El Paso, el número de crímenes en los condados de la
frontera sudoeste se ha reducido en un tercio. Una y otra vez, El Paso
y otras ciudades y pueblos a lo largo de la frontera reciben altos puntajes en
las listas de los lugares más seguros del país. Por supuesto que no deberíamos
aceptar violencia o crimen alguno, y nos queda trabajo por hacer. Pero este
progreso es importante.

Además de la frontera, también estamos tomando medidas contra empleadores que
explotan adrede a las personas y trasgreden la ley. Además estamos deportando a
quienes están aquí ilegalmente. Ahora bien, sé que el incremento en
deportaciones ha sido fuente de controversia. Pero quiero destacar lo
siguiente: no estamos haciendo esto desordenadamente; estamos usando nuestros
limitados recursos para ir en pos de criminales violentos y personas declaradas
culpables de crímenes; no familias ni personas que simplemente tratan de ganarse
la vida de alguna manera. Como resultado, logramos un incremento de 70 por
ciento en las deportaciones de criminales.

Y estamos conscientes del impacto que esto tiene en las personas. Incluso
mientras reconocemos que es necesario velar por el cumplimiento de la ley, no
nos deleitamos en el sufrimiento que causa en las personas que simplemente
tratan de sobrevivir. Y mientras las leyes actuales existan, no solo los rudos
criminales están sujetos a deportación, sino también las familias que
simplemente tratan de ganarse la vida, estudiantes brillantes y esmerados,
gente decente con las mejores intenciones. Sé que hay algunas personas aquí que
quisieran que simplemente pasara por alto al Congreso y cambiara las leyes
solo. Pero así no funciona la democracia. Lo que realmente necesitamos hacer es
continuar luchando para que se apruebe la reforma. Esa es la solución
definitiva a este problema.

Y me gustaría señalar que la medida más significativa que podemos tomar ahora
para resguardar las fronteras es reestructurar todo el sistema, para que menos
personas tengan el incentivo de ingresar ilegalmente en busca de trabajo, para
comenzar. Esto permitiría que los agentes se dediquen a combatir las peores
amenazas en nuestras dos fronteras, desde narcotraficantes hasta quienes vienen
para cometer actos de violencia o terrorismo.

Así que el asunto es si los miembros del Congreso que anteriormente se
rehusaron a tratar este tema por exigir más vigilancia policial ahora están
dispuestos a volver a negociar y concluir la labor que comenzamos.

Es necesario que pongamos la política de lado. Y si lo hacemos, estoy seguro de
que podemos encontrar terreno común. En esto, Washington respalda la opinión
mayoritaria en el país. Ya existe una coalición cada vez más numerosa de líderes
en todo Estados Unidos que no siempre concuerda, pero que está llegando a un
consenso con respecto a este tema. Ven las nocivas consecuencias de las fallas
del sistema para sus empresas y comunidades. Comprenden los motivos por lo que
es necesario hacer algo al respecto.

Son demócratas y republicanos, entre ellos el ex senador republicano Mel
Martínez y Michael Chertoff, ex secretario de Seguridad Nacional del gobierno
del Presidente Bush; líderes como el alcalde Michael Bloomberg; pastores
evangélicos como Leith Anderson y Bill Hybels; jefes de policía de todo el
país; educadores y portavoces comunitarios; sindicatos laborales y cámaras de
comercio; dueños de pequeñas empresas y ejecutivos de empresas de Fortune 500.
Un alto ejecutivo dijo esto sobre la reforma. "El ingenio estadounidense
es producto de la apertura y diversidad de esta sociedad... los inmigrantes han
hecho de Estados Unidos un gran país, un líder mundial en negocios, ciencias,
educación superior e innovación". Son las palabras de Rupert Murdoch,
dueño de Fox News e inmigrante. No sé si conocen sus opiniones, pero digamos simplemente que no tiene en su auto una calcomanía de Obama.

Entonces, existe un consenso en torno a solucionar las fallas. Ahora
necesitamos que el Congreso también se ponga en marcha. Ahora necesitamos
unirnos en torno a una reforma que refleje nuestros valores como estado de
derecho y nación de inmigrantes; que exija que todos asuman responsabilidades.

Entonces, ¿qué forma cobraría la reforma integral?

En primer lugar, sabemos que el gobierno tiene la responsabilidad mínima de
resguardar las fronteras y velar por el cumplimiento de la ley. En segundo
lugar, se debe hacer que las empresas que explotan a trabajadores
indocumentados rindan cuentas por sus actos. En tercer lugar, quienes están
aquí ilegalmente también tienen una responsabilidad. Deben admitir que
trasgredieron las leyes y además deben pagar impuestos y una multa, y aprender
inglés. Y deben someterse a una investigación de antecedentes penales y un largo
proceso antes de poder ponerse en fila para la legalización.

Y en cuarto lugar, poner fin a la inmigración ilegal también requiere reformar
nuestra anacrónica ley de inmigración legal.

Debemos facilitar que las mejores personas y las más brillantes no solo
estudien aquí, sino que también abran negocios y generen empleos aquí. En años
recientes, 25 por ciento de las nuevas empresas de alta tecnología en Estados
Unidos fueron fundadas por inmigrantes, lo que resultó en más de 200,000
empleos en Estados Unidos. Me complace que estos empleos estén aquí. Y quiero
ver que se generen más de ellos en este país.

Es necesario que les otorguemos a los agricultores una manera legal de
contratar a los trabajadores de los que dependen y ofrezcamos una vía para que
dichos trabajadores puedan obtener estatus legal.

Nuestras leyes deben respetar a las familias que cumplen con las normas al
reunificarlas más rápidamente en vez de dividirlas. Hoy en día el sistema de
inmigración no solo tolera a quienes incumplen las normas sino también castiga
a las personas que sí cumplen con ellas. Por ejemplo, se prohíbe que vengan a
Estados Unidos los solicitantes mientras esperan aprobación. Es posible que
incluso marido y mujer pasen años separados. Los padres no pueden ver a sus hijos.
Pienso que Estados Unidos no debe dedicarse a separar familias. No es correcto.
No somos así.

Y debemos dejar de castigar a jóvenes inocentes por los actos de sus padres al
negarles la oportunidad de obtener una educación o prestar servicio militar. Por
eso es necesario que aprobemos la ley Dream. Logramos que la Cámara de
Representantes aprobara la ley Dream el año pasado. A pesar de que recibió una
mayoría de los votos en el Senado, fue bloqueada cuando varios republicanos que
previamente habían respaldado la ley Dream votaron en su contra.

Fue una gran decepción llegar tan cerca, para luego ver que la política se
interponía. Y cuando pronuncié el discurso de graduación en Miami Dade, me
partió el alma saber que varios de esos estudiantes brillantes con un futuro
prometedor -jóvenes que se esforzaron tanto y que son prueba de lo mejor de
Estados Unidos- están en peligro de enfrentar la agonía de la deportación. Se
trata de muchachos que se criaron en este país, aman a este país y no tienen
otra patria. La posibilidad de que se les castigue es cruel y no tiene sentido.
Esta nación está por encima de eso.

Entonces vamos a continuar la lucha por la ley Dream. Vamos a continuar la
lucha por la reforma. Y es aquí que ustedes deben poner de su parte. Yo pondré
de mi parte para propiciar un debate constructivo y cortés sobre estos temas.
Ya tuvimos una serie de reuniones sobre esto en semanas recientes en la Casa
Blanca. Y tenemos a líderes aquí y en el resto del país ayudándonos a hacer que
el debate avance. Pero este cambio debe ser impulsado por ustedes, para
ayudarnos a exigir una reforma integral y a identificar los pasos que podemos
dar ahora mismo, como la ley Dream y la reforma de visas, asuntos sobre los que
podemos encontrar terreno común entre demócratas y republicanos para comenzar a
solucionar problemas.

Les pido que sumen sus voces a este debate, y pueden escribirse para ayudar en
whitehouse.gov. Necesitamos que Washington sepa que existe un movimiento a favor de la
reforma que cobra fuerza de costa a costa. Es así que lograremos hacer esto. Es
así que podemos asegurar que en los próximos años recibamos con los brazos
abiertos el talento de todos aquellos que pueden contribuir a este país y estar
a la altura de esa idea tan estadounidense: si lo intentas, lo puedes lograr.

Esta idea fue la que le dio esperanza a José Hernández, aquí
presente. Los padres de José eran trabajadores agrícolas migrantes. Por lo
tanto, él también lo fue de niño. Nació en California, a pesar de que
fácilmente podría haber nacido al otro lado de la frontera, si hubiese sido
otra época del año, pues su familia se mudaba con las temporadas. En efecto,
dos de sus hermanos nacieron en México.

Viajaban mucho, y José cosechaba pepinos y fresas con sus padres. Por eso
perdía parte del año escolar cuando regresaban a México todos los inviernos. No
aprendió inglés hasta los 12 años. Pero José era bueno para la matemática y le
gustaba. Lo fabuloso sobre la matemática es que es igual en todas las escuelas
y es igual en español.

Entonces, estudió mucho. Y un día, parado en el campo recolectando remolacha,
escuchó en un radio portátil que una persona llamada Franklin Chang-Díaz -una
persona con un nombre parecido al suyo- iba a ser astronauta de la NASA.

José decidió que él también sería astronauta.

Entonces, siguió estudiando y se graduó de la secundaria. Siguió estudiando y
se graduó de ingeniero y realizó un posgrado. Siguió esforzándose mucho y fue a
parar a un laboratorio nacional, ayudando a desarrollar un nuevo sistema
digital de imágenes médicas.

Y a los pocos años, se encontró a más de 100 millas sobre la superficie de la
Tierra, desde donde miró por la ventana del trasbordador espacial Discovery y
recordó al niño en el campo en California con un sueño imposible y una fe
inquebrantable en que todo se puede lograr en Estados Unidos.

Es por eso que luchamos. Luchamos por cada niño y niña con un sueño y potencial
a punto de ser aprovechado, como José. Luchamos para dar rienda suelta a esa
promesa y todo lo que ofrece, no solo para su futuro sino para el futuro de
este gran país.

Gracias. Que Dios los bendiga. Y que Dios bendiga a Estados Unidos de
Norteamérica.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Muere el perro, pero no la rabia


Por Armando García


El operativo secreto de las fuerzas especiales estadounidenses que mataron el
primero de mayo pasado a Osama bin Laden, es sin lugar a dudas un triunfo de la
administración del Presidente Obama. Quizá con esa acción ya tenga puntos a su
favor para asegurar su reelección, aunque todavía tenga que ganar batallas
internas como son el mejoramiento de la economía, la creación de empleos y una
reforma migratoria que integre a todos los indocumentados.


Se habrá matado al perro, pero la rabia continuará mientras los conflictos milenarios
del medio oriente sigan sin solución inmediata.


El pueblo estadounidense podrá cantar victoria, pero ahora debe estar mucho más
vigilante dentro y fuera del país debido a las posibles acciones de venganza
que tengan en mente los seguidores del ahora extinto personaje que se había convertido en el terrorista más buscado en el mundo.

Obama califica la muerte de Bin Laden como un acto de justicia


Por Jeff Baron



Washington - El presidente Obama dijo que la muerte del
jefe de al Qaeda, Osama binLaden, le permite al mundo decirle a las familias de las víctima
de bin Laden "se hizo justicia".



En las primeras horas del 2 de mayo, hora pakistaní, fuerzas de Estados Unidos
mataron a bin Laden en un tiroteo durante una incursión en el complejo donde se
encontraba en Paquistán. Al anunciar la muerte, Obama
calificó a bin Laden de "terrorista responsable por el asesinato de miles
de hombres, mujeres y niños inocentes".



Obama recordó las imágenes del 11 de septiembre de 2001: aviones secuestrados,
los atentados contra las Torres Gemelas en Nueva York y contra el
Pentágono en Virginia, en las afueras de Washington, así como la muerte de casi
3.000 personas. Pero dijo que "las peores imágenes son las que el mundo no
pudo ver: el asiento sin ocupar durante la cena, los niños que se vieron
forzados a crecer sin madre o padre, los padres que nunca sabrían lo que se
siente al ser abrazados por un hijo".



El lunes el Presidente dijo era "un día bueno para Estados Unidos".
Durante un discurso en una ceremonia de concesión de la Medalla de Oro a dos
soldados muertos en la guerra de Corea, el presidente hizo una referencia a Bin
Laden y dijo: "Nuestro país ha cumplido su compromiso, de ver que se haga
justicia", dijo Obama. "El mundo es un lugar más
seguro debido a la muerte de Osama bin Laden".



La captura o muerte de Bin Laden había sido una meta de Estados Unidos incluso
antes de los atentados de 2001. En el año 1996 bin Laden declaró la guerra a
Estados Unidos y a sus aliados, y al Qaeda se consideró responsable del
atentado con bombas contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y
Tanzania, y del ataque suicida ocurrido el año 2000 contra el buque USS Cole en
Yemen. Obama dijo que hizo de la captura o muerte de Bin Laden la máxima
principal de la Agencia Central de Inteligencia.



El Presidente afirmó que la lucha contra el grupo extremista islámico
continuará, pero que "Estados Unidos no está -y nunca estará- en guerra
contra el Islam". Agregó que "Bin Laden no era un líder musulmán; era
un asesino en masa de musulmanes".



Aunque la operación contra Bin Laden se realizó sin aviso previo al gobierno
pakistaní, Obama señaló que la "cooperación con Pakistán para combatir el
terrorismo nos ayudó a localizar a bin Laden y el complejo donde se
escondía". El presidente Obama, que luego de la incursión llamó al
presidente pakistaní Asif Ali Zardari, agregó que las autoridades pakistaníes
estaban satisfechas por el hallazgo y la eliminación de Bin Laden.



John Brennan,
principal asesor del Presidente en materia de antiterrorismo, declaró que
estaba claro que Bin Laden tenía un "sistema de apoyo" en Paquistán
para vivir con comodidad junto a su familia. Brennan dijo que Estados Unidos
planteará la cuestión ante las autoridades paquistanas.



Altos funcionarios del gobierno de Obama revelaron algunos detalles acerca del
operativo realizado en las primeras horas del 2 de mayo contra el complejo
situado a unos 50 kilómetros de Islamabad. Se utilizaron dos helicópteros con
efectivos de las fuerzas especiales de la Armada de Estados Unidos, que
entraron en el complejo, en el que se calcula que vivían tres familias: la de
Bin Laden y las de sus dos hermanos que eran sus colaboradores más confiables.
En el tiroteo que se produjo a continuación, perecieron cinco personas: bin
Laden, sus dos ayudantes, el
hijo
mayor de bin Laden y una de las esposas de sus ayudantes.
Ningún estadounidense resultó herido.



Al final del ataque uno de los helicópteros estadounidenses no pudo despegar, y
fue destruido. El comando partió con el cadáver de Bin Laden. Habían estado en
el complejo menos de 40 minutos.



Funcionarios de Estados Unidos afirmaron que el cadáver fue identificado
positivamente y que fue tratado conforme a las costumbres islámicas, antes de
ser sepultado en el mar menos de 24 horas después de la incursión.



Obama y altos funcionarios de su gobierno felicitaron el trabajo en equipo y el esfuerzo
desplegado en la operación contra Bin Laden: hace cuatro años se consiguió
información de miembros capturados de al Qaeda que identificaron a un
colaborador como correo de Bin Laden; luego, en agosto de 2010, el hallazgo de
la vivienda donde él y su hermano vivían. Varios meses más de recopilación de
datos de inteligencia revelaron que el complejo albergaba a un "objetivo
de alto valor", posiblemente a Bin Laden.



La muerte de Bin Laden concitó los elogios de los congresistas de ambos
partidos en Estados Unidos, tanto para Obama como para los servicios de
inteligencia y el comando Seals de la Armada que intervinieron en la operación.



El senador John McCain, adversario republicano de Obama en las elecciones
presidenciales de 2008, declaró sentirse "sumamente feliz" con la
noticia. "El mundo es un mejor lugar ahora que Osama bin Laden ya no está
en él", dijo McCain. "Espero que las víctimas de los atentados del 11
de septiembre duerman mejor esta noche, y todas las noches que sigan, al saber
que se ha hecho justicia".



El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata
John Kerry, dijo en una declaración que los diez años de persecución de Bin
Laden "fueron en busca de justicia, no de venganza".



Los ex presidentes Bill Clinton y George W. Bush también ofrecieron sus elogios
y felicitaciones. "Este enorme logro es una victoria para Estados Unidos,
para los pueblos que quieren la paz en el mundo, y para todos aquellos que
perdieron a seres queridos el 11 de septiembre de 2001", dijo Bush. Por su
parte, Clinton dijo: "Felicito al Presidente, al equipo de seguridad
nacional y a los miembros de nuestras fuerzas armadas por hacer justicia con
Osama bin Laden, tras una década de atentados criminales perpetrados por al
Qaeda".


Bin Laden está muerto


Por MacKenzie C. Babb
Washington - El líder de al Qaeda Osama bin Laden está muerto "se ha hecho justicia", dijo la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton.
Sin embargo la muerte de bin Laden no es el fin de la guerra internacional contra el terrorismo, y Estados Unidos continuará luchando contra los extremistas violentos en todo el mundo, según agregó la secretaria.

"[A]unque hemos marcado este hito, no debemos olvidar que la batalla para poner fin a al Qaeda y a su sindicato del terror no termina con la muerte de bin Laden. De hecho, debemos aprovechar esta oportunidad para renovar nuestra determinación y duplicar nuestros esfuerzos", dijo Clinton el 2 de mayo en el Departamento de Estado.
La secretaria hizo su declaraciones menos de doce horas después de que el
presidente Obama anunciara el 1 de mayo que las fuerzas militares
estadounidenses habían lanzado un "operativo" específico contra un
complejo en el que bin Laden se escondía en Abbottabad, Pakistán. Obama dijo
que un pequeño equipo de estadounidenses llevó a cabo la operación con
"extraordinaria valentía y capacidad" y que tras un intercambio de
fuego las fuerzas mataron a bin Laden y tomaron custodia de su cadáver.

Clinton elogió el "esfuerzo amplio, profundo y muy impresionante" de los estadounidenses que "han trabajado incansablemente y sin cesar durante más de una década para rastrear y llevar a Osama bin Laden [...] ante la justicia".

Estados Unidos está en guerra con al Qaeda desde que el grupo lanzó los ataques
que acabaron con la vida de casi 3.000 personas en Nueva York, Virginia y
Pensilvania el 11 de septiembre de 2001. Al Qaeda también fue responsable de las
explosiones con bombas en 1998 en las embajadas estadounidenses en Kenia y
Tanzania así como del ataque al USS Cole en Yemen en el año 2000. La organización
terrorista también se ha atribuido responsabilidad por la muerte de civiles inocentes en todo el mundo en atentados en mercados, mezquitas, estaciones de metro y aeronaves.

"Estos atentados no fueron solo contra el pueblo estadounidense, aunque nosotros sufrimos pérdidas graves, sino que fueron contra el mundo entero", dijo Clinton. El grupo está "motivado por una ideología violenta que no valora la vida humana ni respeta la dignidad humana".

Clinton dijo que la muerte de bin Laden marca una oportunidad para que la gente de todo el mundo mire hacia un futuro más pacífico y seguro "con esperanza creciente y fe renovada de lo que es posible lograr".

Ofreció sus condolencias a las miles de familias cuyos seres queridos han muerto en la "campaña de terrorismo y violencia" de bin Laden y expresó esperanza de que pudieran encontrar algún consuelo al saber que se había hecho justicia.

La secretaria dijo que Estados Unidos continuará luchando contra al Qaeda y sus
aliados talibanes en Afganistán mientras trabaja con el pueblo afgano que construye un gobierno más fuerte y comienza a hacerse responsable de su propia seguridad. Al trabajar para aplicar la estrategia aprobada por la OTAN para la transición, Estados Unidos apoya
"un proceso político dirigido por los afganos que pretende aislar a al Qaeda y terminar con la insurgencia".

En un mensaje al talibán, Clinton dijo que estos "[n]o pueden esperar hasta que nos marchemos" y que "[n]o pueden derrotarnos" e hizo un llamado a sus miembros para que abandonen al Qaeda y participen en un proceso político pacífico.

Dijo también que Estados Unidos está comprometido a apoyar al pueblo y al gobierno de Pakistán en su defensa de su propia democracia del extremismo violento.

"En todo el mundo seguiremos insistiendo, reforzando nuestras colaboraciones, fortaleciendo nuestros vínculos, invirtiendo en una visión positiva de paz y progreso, y persiguiendo implacablemente a los asesinos de personas inocentes", dijo Clinton. "La lucha continúa y nunca vacilaremos".

President’s Remarks on Osama bin Laden






Good evening. Tonight, I can report to the American people and to the world that the United States has conducted an operation that killed Osama bin Laden, the leader of al Qaeda, and a terrorist who’s responsible for the murder of thousands of innocent men, women, and children.
It was nearly 10 years ago that a bright September day was darkened by the worst attack on the American people in our history. The images of 9/11 are seared into our national memory -- hijacked planes cutting through a cloudless September sky; the Twin Towers collapsing to the ground; black
smoke billowing up from the Pentagon; the wreckage of Flight 93 in Shanksville, Pennsylvania, where the actions of heroic citizens saved even more heartbreak and destruction.


And yet we know that the worst images are those that were unseen to the world.  The empty seat at
the dinner table. Children who were forced to grow up without their mother or their father.  Parents who would never know the feeling of their child’s embrace.  Nearly 3,000 citizens taken from us, leaving a gaping hole in our hearts.


On September 11, 2001, in our time of grief, the American people came together. We offered our neighbors a hand, and we offered the wounded our blood. We reaffirmed our ties to each other, and our love of community and country. On that day, no matter where we came from, what God we
prayed to, or what race or ethnicity we were, we were united as one American family.


We were also united in our resolve to protect our nation and to bring those who committed this vicious attack to justice. We quickly learned that the 9/11 attacks were carried out by al Qaeda -- an organization headed by Osama bin Laden, which had openly declared war on the United States and was committed to killing innocents in our country and around the globe.  And so we went to war against al Qaeda to protect our citizens, our friends, and our allies.

Over the last 10 years, thanks to the tireless and heroic work of our military and our counterterrorism professionals, we’ve made great strides in that effort. We’ve disrupted terrorist attacks and strengthened our homeland defense. In Afghanistan, we removed the Taliban government, which had given bin Laden and al Qaeda safe haven and support. And around the globe, we worked with
our friends and allies to capture or kill scores of al Qaeda terrorists, including several who were a part of the 9/11 plot.


Yet Osama bin Laden avoided capture and escaped across the Afghan border into Pakistan.  Meanwhile, al Qaeda continued to operate from along that border and operate through its
affiliates across the world.


And so shortly after taking office, I directed Leon Panetta, the director of the CIA, to make the killing or capture of bin Laden the top priority of our war against al Qaeda, even as we continued our broader efforts to disrupt, dismantle, and defeat his network.

Then, last August, after years of painstaking work by our intelligence community, I was briefed on a possible lead to bin Laden.  It was far from certain, and it took many months to run this thread to ground. I met repeatedly with my national security team as we developed more information about the possibility that we had located bin Laden hiding within a compound deep inside of Pakistan. And finally, last week, I determined that we had enough intelligence to take action, and authorized an operation to get Osama bin Laden and bring him to justice.

Today, at my direction, the United States launched a targeted operation against that compound in Abbottabad, Pakistan. A small team of Americans carried out the operation with extraordinary courage and capability. No Americans were harmed. They took care to avoid civilian casualties. After a firefight, they killed Osama bin Laden and took custody of his body.

For over two decades, bin Laden has been al Qaeda’s leader and symbol, and has continued to plot attacks against our country and our friends and allies. The death of bin Laden marks the most significant achievement to date in our nation’s effort to defeat al Qaeda.

Yet his death does not mark the end of our effort. There’s no doubt that al Qaeda will continue to pursue attacks against us.  We must –- and we will -- remain vigilant at home and abroad.

As we do, we must also reaffirm that the United States is not –- and never will be -– at war with Islam. I’ve made clear, just as President Bush did shortly after 9/11, that our war is not against Islam. Bin Laden was not a Muslim leader; he was a mass murderer of Muslims.  Indeed, al Qaeda has slaughtered scores of Muslims in many countries, including our own.  So his demise should be welcomed by all who believe in peace and human dignity.

Over the years, I’ve repeatedly made clear that we would take action within Pakistan if we knew where bin Laden was. That is what we’ve done. But it’s important to note that our counterterrorism cooperation with Pakistan helped lead us to bin Laden and the compound where he was hiding.
Indeed, bin Laden had declared war against Pakistan as well, and ordered attacks against the Pakistani people.


Tonight, I called President Zardari, and my team has also spoken with their Pakistani counterparts. They agree that this is a good and historic day for both of our nations. And going forward, it is essential that Pakistan continue to join us in the fight against al Qaeda and its affiliates.

The American people did not choose this fight.  It came to our shores, and started with the
senseless slaughter of our citizens. After nearly 10 years of service, struggle, and sacrifice, we know well the costs of war. These efforts weigh on me every time I, as Commander-in-Chief, have to sign a letter to a family that has lost a loved one, or look into the eyes of a service member who’s been
gravely wounded.


So Americans understand the costs of war. Yet as a country, we will never tolerate our security being threatened, nor stand idly by when our people have been killed. We will be relentless in defense of our citizens and our friends and allies. We will be true to the values that make us who we are.
And on nights like this one, we can say to those families who have lost loved
ones to al Qaeda’s terror: Justice has been done.


Tonight, we give thanks to the countless intelligence and counterterrorism professionals who’ve worked tirelessly to achieve this outcome. The American people do not see their work, nor know their names. But tonight, they feel the satisfaction of their work and the result of their
pursuit of justice.


We give thanks for the men who carried out this operation, for they exemplify the professionalism, patriotism, and unparalleled courage of those who serve our country. And they are part of a generation that has borne the heaviest share of the burden since that September day.

Finally, let me say to the families who lost loved ones on 9/11 that we have never forgotten your loss, nor wavered in our commitment to see that we do whatever it takes to prevent another attack on our shores.

And tonight, let us think back to the sense of unity that prevailed on 9/11. I know that it has, at times, frayed. Yet today’s achievement is a testament to the greatness of our country and the
determination of the American people.


The cause of securing our country is not complete. But tonight, we are once again reminded that America can do whatever we set our mind to. That is the story of our history, whether it’s the pursuit of prosperity for our people, or the struggle for equality for all our citizens; our commitment to stand up for our values abroad, and our sacrifices to make the world a safer place.
Let us remember that we can do these things not just because of wealth or power, but because of who we are: one nation, under God, indivisible, with liberty and justice for all.

Thank you. May God bless you. And may God bless the United States of America.

jueves, 31 de marzo de 2011

Los hispanos el grupo más grande del país.

Por Charlene Porter


Washington - Los estadounidenses de origen hispano conforman el grupo
minoritario más grande del país, según datos difundidos por el censo de Estados Unidos,
un inmenso proyecto para recopilar información que ayuda a definir el futuro
del proceso democrático del país.

La Oficina del Censo recolectó los datos durante el año 2010, mediante una
encuesta distribuida por correo, o por medio de un funcionario, a cada vivienda
del país, para contar cuánta gente vive allí y para recolectar otros datos
demográficos. Los hallazgos revelan que la población total de Estados Unidos es
de 308,7 millones de personas, de las cuales 16 por ciento son hispanas.

La Constitución de Estados Unidos exige hacer un censo nacional cada diez años
para asignar los escaños en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

En la década transcurrida, la población hispana creció en un 43 por ciento,
alcanzando los 50,5 millones de personas en el año 2010. El crecimiento de más
de 15 millones en este grupo étnico representa más de la mitad del crecimiento
total del país en la última década. La población blanca no hispana sigue siendo
el grupo de población más grande en Estados Unidos, con 196,8 millones de
personas, que equivale a casi el 64 por ciento de la población. Los
afro-estadounidenses conforman el tercer grupo étnico más grande, con casi el
13 por ciento de la población total, con 38,9 millones de personas. Los
asiáticos estadounidenses integran el siguiente grupo más grande, con alrededor
de 14,7 millones de personas, conformando el 5 por ciento del total.

"Nos estamos aproximando a un nuevo tope en la prevalencia de los
residentes de Estados Unidos que nacieron fuera del país", dijo Robert M.
Groves, director de la Oficina del Censo, en una entrada de blog. "El tamaño
de la población nacida en el extranjero nunca ha sido tan grande desde la
década de 1920".

¿QUÉ ES EL CENSO?

El censo es uno de los pilares básicos de la democracia
estadounidense, porque aporta los datos que forman la base del procedimiento
para asignar proporcionalmente los escaños legislativos, para hacer cumplir el principio
de una persona, un voto. La cantidad de legisladores en la Cámara de
Representantes sigue siendo constante: 435, y cada uno de ellos representa a
poco más de 700.000 personas. Ocho estados tendrán un aumento en su
representación en la Cámara, porque el censo de 2010 ha documentado el
crecimiento de su población. Diez estados que han perdido población perderán
sus escaños en favor de los estados crecientes.

Desde que se anunciaron las conclusiones del proyecto en diciembre de 2010, la
Oficina del Censo ha estado enviando paquetes de datos a cada gobierno estatal.
Los órganos legislativos de cada cámara estatal examinarán esta información,
para determinar la circunscripción de los distritos electorales de casi el
mismo tamaño poblacional. Estos debates suelen ser los más contenciosos entre
los legisladores estatales, porque los partidos políticos y los círculos
interesados quieren todos crear distritos que aumenten al máximo su poder
eleccionario, lo cual favorece su influencia en el proceso de diseño de
políticas.

¿Viven extraterrestres entre nosotros?

 Foto nhallow Por Larry G. Álvarez Un artículo reciente de Avi Loeb, un destacado astrofísico de Harvard, ha provocado un importante debat...