sábado, 3 de febrero de 2024

Análisis a Fondo: La guerra sucia continuará; le conviene a Washington

Foto proporcionada por el autor.

No lo dejaran gobernar, le dije a Olivia en el 2019
 Ahora lo acusan de ser financiado por los narcos

 

Por Francisco Gómez Maza

 

La guerra sucia contra todo lo que sea AMLO y la 4T será cada vez más sucia, más asquerosa, más llena de odio, como la acusación de la DEA de que el narcotráfico financia al presidente mexicano, en la medida en que se acerque el día de la elección presidencial. La derecha, financiada por los empresarios conservadores y ultraconservadores a quienes obedece Claudio X, González Jr., jefe de los membretes partidistas que apoyan a la desmemoriada Xóchitl Gálvez, candidata de una mediocre oposición al líder sureño, no cejará de intentar el total desprestigio de AMLO y otro tanto hará con la doctora Claudia Sheinbaum Pardo, luego de que ésta haya triunfado el 2 de junio, en la jornada electoral, u sea investida con la banda tricolor, la banda presidencial. Y no la dejarán gobernar como lo han hecho con López Obrador, a quien acusan de populista, demagogo, comunista y, ahora, de estar coludido y financiado por organizaciones criminales, dedicadas al narcotráfico.

Afortunadamente, gracias a la política económica puesta en práctica por la Administración Lopezobradorista, la Economía Mexicana anda viento en popa a toda vela, como pueden corroborarlo los mismos empresarios dedicados financiar la guerra de odio contra el presidente de la república, cuya popularidad siempre ha estado muy por encima del 50 y tantos por ciento con lo que ganó la Presidencia de la República hace ya casi el sexenio. Y esa triunfal marcha de la economía puede verse en el crecimiento de todas las variables, comenzando con la destrucción de aquel mito genial de que no se podía incrementar los salarios de los trabajadores porque esa medida era hiper inflacionaria. El salario mínimo se ha incrementado, en el primer gobierno de la 4T a niveles jamás vistos durante las administraciones de la dictadura perfecta y del panismo de Vicente Fox y de Felipe Calderón, pagados por el capitalismo salvaje cuyo brazo fuerte es el neoliberalismo, como ha sido reeditado por la ultraderecha argentina encabezada por Javier Milei,

Ahora entra a la escena de esta guerra sucia el presidente Joseph Biden, quien está plenamente involucrado en contra de su amigo, el presidente López Obrador, acusado en Estados Unidos, sin ninguna prueba, de recibir hartos dólares de la delincuencia organizada. ¿Se rompió con esto la amistad que Biden presumía tener con López Obrador? Cómo va a negocias los asuntos de Estado con un narco presidente. La acusación de agentes de la DEA contra López Obrador, sin ninguna prueba, tiene que ser rechazada totalmente por Biden.

Pero, al parecer, el gobierno estadounidense y la derecha y ultraderecha de Estados Unidos, está dispuesto a poner en manos de gobiernos derechistas la suerte de los países latinoamericanos, con el apoyo de su brazo armado, de dólares, el nefasto Fondo Monetario Internacional. No creo que le sea fácil de lograrlo con México, pueblo que está ya cansado de las intervenciones de Washington, D.C.

En esta noche de las lechuzas y los tecolotes que cantan la música de la muerte, el pueblo mexicano no va a permitir el triunfo de los emisarios del pasado, de los enanos de tapanco…

viernes, 2 de febrero de 2024

NUESTRA LITERATURA: Las Dos Izquierdas



Por Joel Ortega Juárez

 

Acaba de aparecer el libro de Jorge G Castañeda y mío, Las dos izquierdas. Lo que nunca se contó sobre la izquierda mexicana. Se trata de una narración de la trayectoria de las dos izquierdas en México, “es la historia de dos corrientes: la que proviene de la Revolución mexicana y la que ha buscado deslindarse de ella”. Está cuestión explica muchos fenómenos políticos, no solamente los ocurridos en el Siglo XX, sino los de ahora mismo.

“El predominio dentro de la 4T de la izquierda de la Revolución Mexicana explica buena parte de sus prácticas, así como de sus excentricidades. Comencemos por el estatismo. El PRI fue estatista por comisión -Cárdenas, López Mateos, Echeverría en parte- sólo de manera esporádica y selectiva, y en muchas ocasiones en ausencia de alternativas para salvar empleos, recursos naturales, una muy teórica soberanía económica, o para realizar proyectos ambiciosos de desarrollo (Ciudad Sahagún, Las Truchas, Altos Hornos, Cancún), generalmente colocados en manos de… la izquierda de la RM (Ignacio Villaseñor, el propio Lázaro Cárdenas). También pecó por default: cuando los presidentes priistas pensaron que no les quedaba de otra (López Portillo). La izquierda de la RM, justamente porque no gobernó hasta el 2018, era estatista por convicción: entre más Estado mejor. En un mundo ideal, los “commanding heights” (Lenin) de la economía se encontrarían en manos estatales. No puso en práctica esta visión porque nunca conquistó el poder. Hasta 2018”.

La fuerza de la izquierda de la Revolución mexicana está presente, por ejemplo, en el silencio de casi toda la prensa, la radio y la TV ante la Operación Polanco : cómo la DEA investigó la campaña de AMLO en 2006, el propio presidente   no es capaz de dar elementos que demuestren la falsedad de los hechos en los que lo involucran, sino, se coloca como víctima y hasta habla de “demandar” al gobierno de los Estados Unidos.

Esta reacción de un “nacionalismo” de pacotilla, ante sus opositores la ha tenido siempre el Estado mexicano, en 1968, en 1971 e incluso en voz del mismo Luis Echeverría Álvarez impugnado en su grosera intromisión en la UNAM en 1975, cuando nos acusó de “agentes de la CIA”, cuando luego se supo que varios presidentes mexicanos colaboraron con la misma, desde el mismo LEA, Gustavo Díaz Ordaz e incluso Adolfo López Mateos.

La izquierda independiente tuvo una breve presencia al inicio del siglo XX, con las fuerzas campesinas de Zapata y por su valor simbólico las de Francisco Villa y antes de ellos la corriente de los Hermanos Flores Magón. Todas fueron derrotadas por el grupo Sonora de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.

En 1919 se funda el Partido Comunista Mexicano que puede considerarse como “ El acontecimiento decisivo para la creciente separación de ambas tendencias (la izquierda de la Revolución mexicana y la independiente).

Pero es un acontecimiento en un partido muy pequeño y casi ajeno al momento histórico nacional. El momento estelar de ambas tendencias fue el periodo cardenista, pero es también la sumisión de la independiente a la corriente estatista del General Cárdenas.

Transcurren unos 20 años de predominio absoluto de la izquierda de la Revolución Mexicana, hasta los movimientos obreros y de trabajadores a fines de los años cincuenta. A raíz de ellos el PCM proclama la “necesidad de una nueva revolución” aunque con titubeos que le señalan, entre otros José Revueltas y Guillermo Rousset y militantes como mi amigo recientemente fallecido el Dr. Mario Rivera.

Pero mi interés aquí no es narrar todo el hilo conductor del libro, sino provocar el interés de los lectores por comprar y leer el libro Las Dos Izquierdas.

El gobierno actual de AMLO y su cuarta transformación, es la demostración de cómo la izquierda de la Revolución mexicana se tragó o fagocitó a la independiente.

Evadir la falsa disyuntiva que propone el gobierno entre una indescifrable y falsa Cuarta Transformación y el “bloque conservador”, es una tarea de los que consideramos necesario echar abajo esa ideología tramposa que mantiene adormecidos a millones de trabajadores. 

Las dos izquierdas se presentarán el sábado 24 de febrero a la una de la tarde, en la librería Porrúa de Chapultepec situada en la Avenida Reforma, acera sur, frente al Tlaloc del Museo Nacional de Antropología , que fue el lugar donde se inician las manifestaciones del movimiento de 1968.

 

  

 

 

 


¿Viven extraterrestres entre nosotros?

 Foto nhallow Por Larry G. Álvarez Un artículo reciente de Avi Loeb, un destacado astrofísico de Harvard, ha provocado un importante debat...