Friday, March 29, 2024

Recordando el legado del líder campesino César Chávez


Por Armando García
Editor y Fundador de Nuestra América Magazine

El 31 de marzo de este año se cumplen 97 años del natalicio del líder campesino chicano, César Chávez quien luchó por la defensa de los derechos civiles, laborales, tanto de los inmigrantes mexicanos, como de los estadounidenses de descendencia mexicana. César falleció en abril de 1993 a la edad de 66 años. Su legado y su causa siguen vivos en todos aquellos que luchan por la justicia social en Estados Unidos.

Todos los pueblos han tenido un líder el cual ha luchado para que la justicia llegue a los más necesitados, a los parias, a los desamparados, a los que con su sudor y su trabajo edifican la riqueza de las sociedades en las que le tocó vivir. Es este caso, Chávez luchó por los más humildes, discriminados, humillados y explotados en EE. UU.

Algunos de esos caudillos, pocos lograron su objetivo, otros fueron cegados al principio o a la mitad del camino y muchos con ahínco levantaron la bandera de su lucha y han seguido adelante.


FOTO PINTEREST

El dramaturgo alemán Bertolt Brecht dijo que “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son imprescindibles”. César es uno de esos hombres imprescindibles.

La historia de César Chávez sigue siendo narrada en muchos rincones del país, y en otras ha intentado borrarla de los libros de la historia. Sin embargo, manifestaciones se realizan en estas fechas por todo el país honrando su nombre y levantando la bandera de lucha por conseguir una reforma migratoria y por ende un fin a la xenofobia que ataca a las minorías en esta nación. César, consiguió lo que muchos fallaron por mucho tiempo, formar un sindicato campesino, una unión, un movimiento que sentó el ejemplo del estilo de lucha necesario en este país para conseguir conquistas laborales, dignas de un ser humano.

Para los que tuvimos la fortuna de trabajar cercanamente con él, en mi caso como editor administrativo y encargado de la prensa de su sindicato, César nos mostró el camino sin violencia de la lucha por la justicia social. Algo difícil de concebir por muchos llamados revolucionarios que su meta es derrocar por la vía armada a los gobiernos, la oligarquía, la burguesía en el poder. César logró, sin violencia, que las grandes empresas agrícolas se doblegaran ante la presión del boicoteo a los productos agrícolas, un arma económica, infalible, que afectó directamente a la riqueza de los poderosos, los intocables, de los influyentes en todos los aspectos de nuestra sociedad.

César logró abrir los ojos a una sociedad que el alimento que uno se lleva todos los días a la boca fue cosechado por alguien que no tiene suficiente para comer y menos para sostener a su familia. La sociedad estadounidense supo de la miseria, la desesperación, la angustia del campesinado a través del boicoteo, a través de los ayunos y sacrificios personales que César realizó en su vida para levantar conciencia de la situación precaria del campesinado. Los estadounidenses por muchos años vieron como miles de campesinos llegaban a las grandes ciudades a pedirles a los consumidores que no compraran uvas o lechuga, porque estaban manchadas de explotación, marginación y humillación.

César dijo que el sufrimiento del campesino no tiene precio, pero logró que los agricultores cedieran en compensar ese sufrimiento al mejorar las condiciones de trabajo, los salarios, los beneficios y prestaciones sociales. El movimiento campesino, que él empezó, sembró la semilla de los logros actuales de los mexicanos, latinos, hispanos en todos los ámbitos de la sociedad estadounidense.

Sin sus enseñanzas y su ejemplo, hubiera sido casi imposible que la población inmigrante, los estadounidenses de origen hispano, tomaran conciencia del momento que les tocó vivir y supieran cuál camino tomar para ser reconocidos en una sociedad hostil y discriminatoria hacia la raza de bronce. Cesar dijo en 1984 que muchos chicanos, latinos, hispanos, en puestos prominentes en la sociedad, de una alguna manera u otra estaban conectados a la lucha campesina que el inició. Ya sea no hayan comprado uvas o lechugas boicoteadas o sancionadas, o hubieran participado en una manifestación o línea de protestas en tiendas o supermercados.

César ya no está físicamente con nosotros. La consigna de ¡Sí se Puede! que se escuchó desde los surcos del campo hasta las ciudades, ahora se escucha en todo el mundo y hasta el Presidente Obama la utilizó ampliamente en su primera campaña electoral. Su lucha no debe olvidarse, debe ser conocida en todos los rincones del país y además la lucha debe seguir, ya que los campesino que César organizó, la mayoría ya no están con nosotros. Nuevas generaciones de mano de obra joven llegan a los campos, a las fábricas, a las ciudades, provenientes de América Latina y de otras partes del mundo. Algunos recogerán las conquistas de César, otros serán explotados y humillados por sus patrones y discriminados por la sociedad que siempre lo ha mirado con malos ojos.

Pero las enseñanzas de qué se debe hacer, y cómo se puede ganar, ya están escritas, simplemente hay que ponerlas a la práctica. Ya no hay que reinventar la rueda de la historia, simplemente hay que tomar el timón y seguir adelante sin dar marcha atrás.

Las luchas por la reforma migratoria, por reformas laborales, se pueden ganar sin violencia. Sigamos el ejemplo de César Chávez y de todos aquellos que siguen su legado.

 

 Armando García es el Editor y Fundador de Nuestra América Magazine. Trabajó muy cercanamente con César Chávez como editor administrativo de las publicaciones sindicales, cofundador de Radio Campesina en el Valle de San Joaquín en California y director del boicoteo a la uva en el Noroeste de EE.UU. y Canadá.






 Armando García y César Chávez

Diciembre, 1982

No comments:

ESTRENO DE BODAS DE SANGRE